Reportaje:Fútbol | 18ª jornada de Liga

"No puedo hacer más"

Ronaldo no se entrenó ayer. El miércoles, tampoco. ¿Y mañana? Nadie lo sabe. Lo que sí está claro es que Fabio Capello ha decidido prescindir de él. Lo dejó fuera de la convocatoria para el partido de la Copa contra el Betis y probablemente lo dejará fuera también para el de la Liga contra el Zaragoza. ¿Tenía permiso del Madrid para ausentarse del entrenamiento? Fuentes del club aseguran: "Eso ya no es un problema".

El delantero brasileño no asiste por segundo día consecutivo al entrenamiento
La relación es difícil desde el verano, cuando el jugador se recuperó de una rodilla en su país
Después de los kilos de más vino una presunta tortícolis que le dejó en el banquillo en Bucarest
"Lo pondré cuando se parezca a un jugador", llegó a decir de él el entrenador italiano

Más información

El problema es la relación que Ronaldo y Capello han estado manteniendo durante los últimos cinco meses. Una relación que se anunciaba difícil desde la pretemporada: en la concentración de Irdning (Austria), el cuerpo técnico reprochó al delantero brasileño su decisión de recuperarse de la operación de rodilla en su país en vez de en Madrid. Una relación que, tras algún breve momento de idilio, ha fracasado. Tanto, que el 9 está buscando una salida para desvincularse del club antes del 31 de enero, cuando concluye el mercado de invierno.

Así lo expresó el propio Ronaldo en la reunión que mantuvo la semana pasada con el director deportivo, Pedja Mijatovic, y el secretario técnico, Franco Baldini. "No puedo hacer más de lo que estoy haciendo. Está claro que Capello no se conforma con esto, por lo cual sería conveniente que buscáramos otro equipo". Según fuentes de la cúpula blanca, ése fue el mensaje transmitido por el ariete. La cita se produjo pocos días antes del desplazamiento a A Coruña para enfrentarse al Deportivo. Desde entonces no ha habido ninguna novedad. Ofertas, tampoco. "No se ha vuelto a hablar con Ronaldo. Ha dicho que esperemos a que llegue su representante para ver qué se puede hacer", aseguran las mismas fuentes. Y es que el motivo de su ausencia en los entrenamientos de ayer y del miércoles sería precisamente una supuesta reunión con su agente.

Casillas abordó ayer en su conferencia de prensa el asunto Ronaldo, uno de los pesos pesados del vestuario y uno de los máximos acusados por "falta de profesionalidad, entrega y compromiso". "Creo que es un gran jugador. Ha dado y seguirá dando grandes momentos a este club. Ya está, no hay que darle más vueltas", dijo el portero, quien se mostró optimista sobre el futuro del Madrid.

"No hay que hacer un drama de algo que no lo es. No hemos acabado la temporada. Quedan seis meses y no estamos tan lejos de los primeros puestos", analizó Casillas. "Queremos que llegue el partido contra el Zaragoza para sacarnos la espina. Pido apoyo y unidad ahora más que nunca. En este vestuario sabemos estar concentrados y estamos con el míster. Siempre le respaldaremos", apostilló.

Todos, menos Ronaldo. Y es que incluso antes de que Capello y él se vieran las caras en la ciudad deportiva de Valdebebas, el técnico se vio obligado a contestar, durante la pretemporada, a la misma pregunta: "Usted dice que se juega como se entrena. ¿Será capaz de aplicar su teoría a Ronaldo?". "Ya veremos. De momento, sólo le conozco por la tele", fue la respuesta que dio a este periódico. Cinco meses después, se han disipado todas las dudas.

El delantero, que estuvo entrenándose todo agosto en solitario y en doble sesión para recuperarse de la intervención quirúrgica, en la que se le quitaron unas calcificaciones de la rótula izquierda, se reincorporó al grupo a mediados de septiembre. Entonces fue cuando empezó su tarea más ardua: convencer a Capello de que podía contar con él. Adelgazó, pero no fue suficiente. Y la relación con él se convirtió en un duelo psicológico. Ronaldo declaró que no entendía "el criterio para ganar la titularidad", que no sabía "cuál era". Capello no tardó en contestarle, aunque de forma indirecta. "Lo pondré cuando se parezca a un jugador".

Después de los kilos de más vino una presunta tortícolis que le dejó en el banquillo en Bucarest, contra el Steaua, en la Champions: salió 12 minutos al final. Al día siguiente, no entró en el parte médico y se preparó con el grupo. A la siguiente semana, ante el Écija, en la Copa, rompió una sequía goleadora de 215 días. Pero esa misma noche se produjo un esguince de tobillo: un mes de baja.

Volvió a marcar Ronaldo contra el Athletic, en el Bernabéu, el 3 de diciembre. Su gol dio paso a la remontada (2-1). Ésa fue la primera noche, quizá también la última, en la que Capello le hizo un guiñó destacando su "espíritu de sacrificio" y sus "ganas de ayudar al equipo". Luego, llegaron los desastres en Sevilla (2-1), en el Bernabéu contra el Recreativo (0-3) y en A Coruña (2-0). Ronaldo fue titular durante 70 minutos en el Sánchez Pizjuán, se sentó en el banquillo en Montjuïc contra el Espanyol (0-1) y volvió a jugar contra el Depor.

El que sí ha vuelto a entrar en los planes de Capello es el defensa Raúl Bravo. La semana pasada se entrenó aparte, junto a Cassano, y se especulaba incluso sobre su posible salida del club, con el que renovó su contrato el año pasado. Pero ahora, debido a las lesiones de Roberto Carlos y Marcelo, que estarán de baja seis y cinco semanas respectivamente, el técnico ha tenido que renunciar a sus principios y recurrir a él. Y es que mañana, contra el Zaragoza, tampoco estarán Sergio Ramos y Míchel Salgado, sancionados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de enero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50