Un foro aborda en Barcelona los efectos de la televisión en los niños

La cita incluye un festival en el que se exhibirán 60 cortometrajes

Barcelona se convertirá a partir del lunes en la capital de la televisión infantil gracias a unas jornadas organizadas por el Observatorio Europeo de la Televisión Infantil (OETI) para reflexionar sobre los efectos de los programas audiovisuales en los niños y para defender que éstos pueden ser entretenidos y a la vez educativos. En el encuentro se proyectarán además 60 sugerentes producciones.

El Observatorio Europeo de la Televisión Infantil, organismo que vela para que los programas de televisión sean formativos, educativos y entretenidos, creó hace 10 años el Festival Internacional de Televisión de Barcelona con el objetivo de convertirlo en un marco de reflexión sobre la influencia del medio en el público infantil. En la presente edición, que acogerá el Museo de Historia de Cataluña entre el próximo martes y el jueves, 60 producciones audiovisuales de 36 países competirán por el Unicef Prize, un galardón otorgado a la película que mejor resalte los valores éticos y la defensa de los derechos humanos.

"Evaluamos la creatividad y el valor educativo de las producciones presentadas", afirmó ayer la coordinadora del certamen, Doina Bird, quien añadió que los organizadores del festival apuestan por "una televisión honesta, inteligente y divertida que pueda ayudar a los niños a entender mejor el mundo en el que vivimos". Además del premio concedido por Unicef, la muestra incluye una categoría que recoge las cintas que retratan los proyectos y las dificultades a las que han de hacer frente los niños del Tercer Mundo, y en Rejilla Infantil, otra de las secciones, se proyectarán cortometrajes elaborados por jóvenes realizadores de todo el mundo en talleres educativos.

Paralelamente, expertos internacionales debatirán, en la décima edición del Foro Mundial de la Televisión Infantil, sobre la transmisión de estereotipos a través de los medios de comunicación. "El lenguaje audiovisual es muy efectivo porque entra directamente en el inconsciente y, en ocasiones, transmite modelos sociales sin que nos demos cuenta", señaló Francesc Llobet, realizador de televisión y miembro del consejo asesor del OETI. "Los niños son especialmente vulnerables, porque su personalidad se está formando", añadió Llobet, que a pesar de sus críticas recordó que también existen "productos audiovisuales que nos pueden ayudar a crecer en lugar de alienarnos". En este sentido, el presidente de OETI, Valentí Gómez, abogó por que los niños sigan, con la ayuda de sus padres, "una dieta audiovisual equilibrada" que excluya aquellos programas que solamente les considera consumidores.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS