Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El parque del Turia deja sin proteger 25 millones de metros cuadrados, según la coordinadora comarcal

La coordinadora Camp del Túria, formada por diversas asociaciones cívicas, exigió ayer una moratoria urbanística en el área que forma parte del entorno del nuevo parque natural del Turia y rechazó la actual configuración de este espacio verde por carecer de "criterio medioambiental". Según la información facilitada por la coordinadora, existen más de 25 proyectos de urbanización -algunos contemplados en los conciertos previos de planes generales y otros comprendidos dentro de algún PAI- que "recortan" los límites perimetrales de este "pulmón verde" y que, de aprobarse definitivamente, dejaría sin protección 25 millones de metros cuadrados que podrían urbanizarse y que supondrían la incorporación de 150.000 nuevos residentes. "Este parque es un invento para cambiar la imagen del Consell y encubrir los planes urbanísticos que están en marcha", aseguró Lluís Beltrán, miembro de la Plataforma Llíria Habitable, una de las entidades que conforman la coordinadora. Beltrán mostró cómo las zonas "blancas", o sin protección, que figuran en el plano del parque editado por la Generalitat coincidían, en la mayoría de los casos, con zonas que están afectadas por procesos de recalificación.

La agrupación, que trasladará su posición a través de las alegaciones, solicitó la redacción de un plan de ordenación territorial consensuado para coordinar todas las actuaciones previstas en la zona del futuro parque. Beltrán recordó que las 15.000 hectáreas que conforman la extensión del parque y su área de protección se verían afectadas por la construcción de la CV-50 -actualmente en ejecución-, el plan fluvial del Túria, el proyecto de la presa de Vilamarxant y el segundo bypass de Valencia.

Este espacio verde, de una longitud de 35 kilómetros parte de Quart de Poblet y acaba en Pedralba. El consejero de Medio Ambiente, González Pons, lanzó este proyecto el pasado mes de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de noviembre de 2006