El 'oasis' sin humo de Huertas se rinde

No han aguantado. El bar ElHecho, en la calle de las Huertas, uno de los pocos locales pequeños que se habían declarado "espacio sin humos" tras la entrada en vigor de la ley antitabaco, ha tirado la toalla después de diez meses viendo caer en picado sus ingresos. "Lo sentimos mucho, de verdad que lo hemos intentado, pero es que no podíamos seguir así", contaba ayer Blanca Escobar, la dueña. Escobar ha colgado una nota en la puerta anunciando a sus clientes que, a partir del 1 de noviembre, vuelve a estar permitido fumar en ElHecho.

Blanca Escobar y su marido escribieron hace un mes una carta a la ministra de Sanidad, Elena Salgado, pidiéndole ayuda. Le explicaban que ellos habían decidido prohibir el tabaco en ElHecho para cumplir al máximo el espíritu de la ley, pero que eso les estaba arruinando. No han recibido respuesta.

Más información

La ley antitabaco obliga a los locales de más de 100 metros a reservar la mayor parte del espacio a los no fumadores y crear, si quieren, zonas reducidas -y separadas- para fumar; pero a los bares pequeños les permite optar: o para fumadores o para no fumadores. "Eso lleva a la discriminación: quien se declara 'libre de humos' sale perdiendo. En gran parte por culpa de los no fumadores, que son mayoría pero se dejan arrastrara por los fumadores. Además, si el objetivo de Sanidad era proteger la salud de los trabajadores, no puede discriminar a los del sector de la hostelería: los camareros también tienen derecho a trabajar sin tener que tragar el humo ajeno", argumenta Escobar. Una portavoz del ministerio reconoció que esa discriminación se produce, y que sólo podría eliminarse prohibiendo fumar en todos los locales. "Desgraciadamente, una ley que prohibiera fumar en todos los bares no sería asumible", agregó.

La dueña del ElHecho asegura que fueron los propios camareros -todos no fumadores menos uno- quienes le pidieron que renunciara. "Prefieren trabajar sin humo, pero lo que más les importa es mantener su trabajo, y estaban viendo que si seguíamos así íbamos a acabar cerrando", cuenta. Los otros dos locales que Escobar y su marido tienen en Huertas -La Platería y La Esquina del Café- seguirán resistiendo -"son lugares para comer, y ahí la prohibición se entiende mejor"-. El ElHecho esperará tiempos mejores. "Tengo la esperanza de que en algún momento estemos preparados para una ley de verdad, pero está claro que ahora no".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de noviembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50