Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alckmin pone a Lula contra las cuerdas

El candidato opositor desgrana en un debate los casos de corrupción del Gobierno brasileño

Río de Janeiro

Los analistas de los principales diarios nacionales brasileños y los internautas en sus webs coinciden en que el candidato socialdemócrata, Geraldo Alckmin, ganó con contundencia y agresividad el primer debate presidencial televisivo a su adversario, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, a quien puso varias veces contra las cuerdas en un debate que duró dos horas y cuarto. Los dos candidatos chocaron frontalmente sobre corrupción, eficiencia administrativa y política exterior. La segunda vuelta de las presidenciales se celebrará el próximo día 29.

Según O Globo-on line, el ex gobernador de São Paulo ganó por el 60% contra el 40% de Lula. Para O Estado de São Paulo, Alckmin ganó por 74,94% contra el 25,06%, y para UOL, del grupo Folha de São Paulo, por 59,9% frente al 40,41%.

La gran sorpresa de la noche fue la actitud de Alckmin, quien acusado por los partidos de su coalición de ser excesivamente prudente y poco contundente en sus críticas contra los casos de corrupción del Gobierno y del partido de Lula, mantuvo desde la primera pregunta un comportamiento de ataque duro y directo, colocando varias veces al presidente contra las cuerdas.

Su primera pregunta a bocajarro fue: "Mire a los ojos de los brasileños, y dígales de dónde salió el dinero, 1,7 millones de reales [unos 635.000 euros] confiscados por la policía, y que tenían como destino el pago de un informe falso contra nosotros". Lula dudó unos segundos y respondió: "No estamos en los tiempos en que se practicaba la tortura. La policía está indagando". Alckmin replicó enseguida que no hacía falta torturar a nadie para saberlo. Bastaba que se lo preguntase a Jorge Lorenzetti, su amigo personal desde hace 15 años, que le organizaba las parrilladas para él y sus huéspedes en su finca y que, sorprendido con los dedos en la masa, tuvo que abandonar el Partido de los Trabajadores (PT).

Alckmin fue desgranando ante los ojos de Lula todo el rosario de acusaciones de corrupción que le obligaron a desprenderse de seis ministros y de numerosos colaboradores. Lula, que en muchas ocasiones tuvo que ayudarse con apuntes para responder, dijo que lo importante es que todos los involucrados en los escándalos están ya fuera del Gobierno y del PT, lo que es cierto.

"¿Ven ustedes cómo no responde y no sabe?", volvió a insistir Alckmin, que llegó a calificar por tres veces de mentiroso a su adversario.

Lula se recuperó en la segunda parte del debate y contraatacó sacando a la luz todos los escándalos del Gobierno de Fernando Henrique Cardoso, del partido de Alckmin, afirmando que en materia de ética nadie puede darle lecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de octubre de 2006