Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El estadounidense Edmund Phelps gana el Nobel de Economía

La Academia Sueca premia sus investigaciones sobre paro e inflación

La Real Academia de Ciencias de Suecia adjudicó ayer el premio de Economía, instituido por el Banco Nacional de este país en homenaje a la memoria de Alfred Nobel, a Edmund Phelps, catedrático de la Universidad de Columbia (Nueva York). La Academia ha premiado su trabajo porque "ha profundizado en la comprensión de la relación entre los efectos de las políticas económicas a corto y a largo plazo". El economista desarrolló a finales de los sesenta un modelo para describir las relaciones entre paro e inflación.

El economista cuestionó la existencia de una relación directa entre paro e inflación

Edmund Phelps (Evanston, Illinois, 1933) realizó el núcleo de las investigaciones premiadas por la academia sueca en los años setenta. Entonces, cuestionó en cierto modo las tesis de economistas anteriores, que veían una relación directa entre paro e inflación, de tal manera que si se quería tener una baja tasa de paro debía aceptarse una tasa de inflación elevada.

Phelps cuestionó la denominada curva de Philips, que establecía una relación estable y negativa entre inflación y empleo. El economista premiado demostró que no hay una relación automática y simple entre esos dos parámetros, sino que son más bien las estructuras de la sociedad las que condicionan el comportamiento del mercado laboral. Es decir, que otros factores juegan en la relación laboral e influyen en la política del Estado de bienestar y su distribución a través del tiempo. "Se dio cuenta de que la inflación no sólo depende del desempleo, sino también de las expectativas que tienen las empresas sobre lo que aumentarán precios y salarios", señaló la academia.

Una consecuencia de estas investigaciones ha sido que las decisiones de los bancos centrales sobre las tasas de interés se basan en otras consideraciones de las que hace décadas se utilizaban. Otro ámbito de trabajo de Phelps es el de la dosificación entre el bienestar en las distintas épocas. Si se apuesta por invertir en capital físico y capital humano, asegura, una generación puede aumentar las condiciones del bienestar para las generaciones venideras.

Este aspecto tiene que ver con los conflictos de distribución que pueden producirse entre distintas generaciones, y que aparece frecuentemente en el debate que se plantea a propósito de la curva demográfica, que muestra el aumento incesante de la población pasiva en las economías desarrolladas.

En el comunicado en que se anunció el premio, la academia asegura que Phelps ha aportado luz en el análisis de las interrelaciones entre pleno empleo, estabilidad de precios y rapidez del crecimiento, todos ellos elementos básicos de una sólida política económica. "Pero la política siempre se enfrenta a difíciles conflictos entre objetivos. ¿Cuál debería ser el equilibrio entre inflación y paro?", se pregunta la academia en el documento. "¿Qué concesiones deberían hacerse entre el consumo de la generación actual y las futuras?". Según la academia, el trabajo de Phelps ha avanzado en esos interrogantes. "Ha hecho hincapié en que, en relación con la distribución del bienestar a lo largo del tiempo, no sólo es fundamental el ahorro y la formación de capital, sino también el equilibrio entre inflación y paro".

El premio del Banco Nacional de Suecia fue creado en 1969 para conmemorar los 300 años de su fundación y está dedicado a la memoria de Alfred Nobel, aunque no estuviera incluido en el testamento que dejó el industrial hace 111 años. Eso sí, la Academia de Ciencias gestiona la concesión del galardón según las reglas vigentes para los premios creados por el inventor de la dinamita, por ejemplo, que no puede haber más de tres adjudicatarios de una vez. La dotación, cerca de un millón de euros, corre por cuenta del banco. Dos tercios de los 58 galardonados hasta ahora trabajan en universidades de EE UU, otros 12 son europeos y ninguno desarrolla actividades en Asia, África o Latinoamérica. La edad promedio de los adjudicatarios es de 70 años. Ninguna mujer ha recibido este galardón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de octubre de 2006