Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALBERTO RUIZ-GALLARDÓN | Alcalde de Madrid | Polémica en el mundo del teatro

"Rubianes tuvo razón al retirar la obra, no eran las circunstancias adecuadas"

"No ha habido censura, ninguna clase de censura", declaró ayer Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid, con respecto a la suspensión de Lorca eran todos, el estreno en el Teatro Español -de propiedad municipal- estaba previsto para el próximo día 19. Ruiz-Gallardón manifestó su sorpresa por las declaraciones de Pepe Rubianes, director de la obra, al programa Hoy por hoy de la cadena Ser, donde aseguró que había sido censurado por el alcalde. "Lo único que he manifestado es mi más profunda discrepancia con las manifestaciones de Rubianes a TV-3, que me parecieron injustificables, pero la retirada de la obra ha sido iniciativa suya", señaló Ruiz-Gallardón a este periódico. Sin embargo, considera que la decisión ha sido correcta: "Creo que Rubianes acierta cuando propuso retirar la obra por razones que nada tienen que ver con el contenido de la función".

"No ha habido censura, ninguna clase de censura. Lo único que he expresado es mi discrepancia con las declaraciones de Rubianes"

"Mario Gas es la persona que más y mejor ha hecho por el teatro en Madrid en muchas generaciones"

"Mi obligación es escuchar y meditar, pero mis posiciones en este asunto no se derivan de ninguna clase de concesión"

La retirada de la obra se conoció públicamente en el mediodía del jueves, a través de una escueta declaración del alcalde a los medios informativos: "El Ayuntamiento de Madrid no va a contratar a Pepe Rubianes. Por tanto, no va a actuar en el Español". Ruiz-Gallardón mantiene que su intervención fue la adecuada. "Fue el propio Rubianes el que decidió retirar la obra. Se lo comunicó a la concejal de las Artes, Alicia Moreno, que me trasladó la voluntad del director. Mis manifestaciones expresaron lo que había ocurrido".

"No había ningún reproche porque Lorca eran todos es una obra impecable. De eso no tengo ninguna duda. Pero también es cierto que las circunstancias que producían no eran las más adecuadas para estrenar la obra. Por eso creo que acierta Rubianes", dijo.

En medio de la polémica que se ha desatado por el caso, Ruiz-Gallardón hizo una ferviente defensa de Mario Gas, director del Teatro Español. Tras la suspensión de Lorca eran todos, Mario Gas manifestó que no había recibido presiones del Ayuntamiento para impedir el estreno, aunque señaló que meditaba su dimisión. El alcalde aclaró que Gas cuenta con todo su apoyo: "No pongo en cuestión el trabajo de Mario Gas en el Teatro Español. Todo lo contrario. Es la persona que más y mejor ha hecho por el teatro en Madrid en muchas generaciones. Su trabajo es imprescindible porque significa un referente necesario en una ciudad multicultural y tolerante. Tengo la máxima admiración por él, tanto en lo personal como en lo profesional".

Las declaraciones de Rubianes a TV-3 se emitieron en el programa El club, el pasado enero. El actor y director de teatro mandó a la mierda "a la puta España". Preguntado por su opinión sobre la unidad de España, Rubianes mandó a los españoles "a tomar por el culo" y dijo "que se metieran a España por el culo para ver si les explotaban los huevos". Finalmente, agregó: "Que se vaya a la mierda la puta España". Ruiz-Gallardón señaló ayer que esas declaraciones eran injustificables por muchas razones. "Son dañinas porque hieren la sensibilidad de cualquier persona", comentó, "sin embargo, no me hago ningún reproche en todo el proceso que se ha seguido en todo este caso". El alcalde añadió que "en todo este asunto se han producido muchas cosas que no tenían que haber sucedido", y prosiguió: "Por desgracia, estamos en un vaso lleno de agua. Cualquier gota que caiga sobre él puede desbordarlo. La pregunta es: ¿por qué el vaso está lleno de agua?".

Con respecto a las críticas que había recibido por permitir la contratación de Rubianes en el Teatro Español, Ruiz-Gallardón negó que se hubiera plegado a las presiones. "Por supuesto que soy sensible a lo que leo y escucho. No tengo la arrogancia para permanecer ajeno a lo que se dice. Mi obligación es escuchar y meditar, pero mis posiciones en este asunto no se derivan de ninguna clase de concesión".

En su opinión se están creando fracturas peligrosas en la sociedad española que pueden ser aprovechadas por los ventajistas. "Mi preocupación es evitar que se generen fosos de división entre los ciudadanos. En los últimos tiempos se ha incidido demasiado en las miradas al pasado. Hay que ser muy cuidadoso con este tipo de factores, cuyo daño puede ser irreparable. Muchas veces esta vuelta al pasado sólo sirve para construir discursos para el presente, con consecuencias muy negativas". El alcalde señaló que todo este clima "está en peligro de romper un modelo de convivencia, por no tener la generosidad histórica que merece España".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de septiembre de 2006