El fuego en una planta química obliga a desalojar varias viviendas

Santiago de Compostela - 01 sep 2006 - 22:00 UTC

El incendio en una factoría de productos químicos sembró ayer la alarma en Caldas de Reis (Pontevedra), donde tuvieron que ser desalojadas varias viviendas y la localidad quedó cubierta por densas columnas de humo y gas.Las autoridades pidieron a la población que permaneciera en sus casas para no exponerse a las emanaciones. El accidente también originó un vertido tóxico al río Umia, del que se abastecen varias localidades costeras de la ría de Arousa.

La Consejería de Medio Ambiente de la Xunta desplazó un equipo a la localidad para vigilar la contaminación del aire y el estado de las aguas. No se había detectado peligro para la población hasta última hora de la tarde, informaron fuentes de ese departamento. La Xunta también tomó medidas para proteger los bancos marisqueros de la desembocadura del Umia. El río tenía un visible rastro de color turquesa, que obligó a desplegar barreras anticontaminación, y las autoridades pidieron a los ciudadanos que economicen el consumo de agua, pero el servicio de no se interrumpió porque, de momento, hay reservas almacenadas para al menos 24 horas.

Más información

El incendio destruyó una nave de 5.000 metros cuadrados de la empresa Brenntag y obligó a evacuar varias viviendas y todas las instalaciones del polígono industrial de Caldas. El fuego se originó sobre las dos y media de la tarde y según informó a Efe el director de Protección Civil de la Xunta, Antonio Espiniosa González, estaba controlado a última hora de la tarde. Sin embargo, también advirtió de que el humo podría prolongarse durante algunas horas.

Según las primeras hipótesis oficiales, el incendio se desató cuando un operario manipulaba un bidón de un disolvente llamado tolueno. Espinosa González puntualizó que hasta el momento se desconocen las causas del incendio, aunque las primeras conclusiones indican un origen de carácter "accidental". Agregó que un equipo de expertos trata de evaluar la cantidad de disolvente contenida en el bidón y que la empresa ha respetado los protocolos de seguridad previstos para estos casos de accidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 01 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50