Alto el fuego en Oriente Próximo

España tendrá el mando de una brigada multinacional de los 'cascos azules'

Un batallón de casi un millar de infantes de Marina zarpará tras la votación del día 7 en el Congreso

España tendrá "con toda probabilidad" el mando de una de las brigadas multinacionales de cascos azules en el sur de Líbano. Así se lo ha comunicado el secretario general de la ONU, Kofi Annan, al ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, según fuentes gubernamentales. El jefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz, se reunirá el viernes con representantes de Polonia, Bélgica, Finlandia y Portugal, países cuyas tropas pueden encuadrarse en la brigada bajo mando español. Defensa prepara ya el envío de la Infantería de Marina, a la que en octubre sustituirá la Legión.

Más información

España quiere hacer valer su peso como tercer país europeo que más tropas aporta a la FINUL (Fuerza Interina de Naciones Unidas para Líbano) tras Francia e Italia, que se turnarán en el puesto de comandante en jefe.

Por ello, ha pedido el mando de una de las brigadas multinacionales que compondrán dicha fuerza, cada una con responsabilidad sobre un sector de la zona de despliegue de los cascos azules, entre el río Litani y la frontera de Israel. Aunque aún no hay decisión definitiva, las fuentes consultadas dan por hecho que España mandará una brigada integrada, además de por el batallón español, por efectivos de Polonia, Bélgica, Finlandia y Portugal, países con los que ya se mantienen contactos y con los que el próximo viernes se celebrará un reunión.

En conjunto, la brigada bajo mando español podría contar con unos 1.800 efectivos. Probablemente, su zona de responsabilidad será la interior, identificada en el gráfico con la letra B y limítrofe con los Altos del Golán (pertenecientes a Siria pero ocupados por Israel); mientras que Francia e Italia se reservan la zona A, que incluye la fachada marítima, la ciudad de Naqura (cuartel general de la FINUL) y el puerto de Tiro. Aunque se trate de situaciones muy distintas, el modelo es similar al de la Brigada Plus Ultra, enviada a Irak en 2003, bajo mando español y con batallones centroamericanos.

Está previsto que hoy mismo viaje a Líbano un equipo de reconocimiento integrado por 24 militares, que estudiará sobre el terreno la situación que van a encontrar las tropas españolas. Ya se encuentra en el cuartel general de la FINUL en Líbano, en funciones de enlace, el teniente coronel Javier Hertfelder, quien mandó el contingente de Infantería de Marina enviado a Haití en 2004.

El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, ordenó ayer que comiencen los preparativos para el envío a Líbano de un batallón basado en la Brigada de Infantería de Marina, con base en San Fernando (Cádiz). Su misión será preparar la llegada de la Brigada de la Legión (Brileg), con base en Almería, que tomará el relevo a finales de octubre o principios de noviembre.

Las fuentes consultadas indicaron que la elección de la Infantería de Marina se ha realizado por razones de rapidez, ya que ésta puede zarpar a bordo de uno de los buques de asalto anfibio de la Armada (el Galicia o el Castilla) en cuanto reciba la orden y encontrarse en zona menos de una semana después. Además, el propio buque puede hacer las funciones de base del contingente de forma provisional mientras se dispone de instalaciones en tierra.

Las mismas fuentes reconocieron que (aunque cuenta con blindados Hummer y vehículos de combate Piranha), la Infantería de Marina no es la unidad apropiada para la misión que deberán desarrollar las tropas españolas en Líbano, por lo que se retirará una vez que la unidad de ingenieros, a la que dará protección, haya levantado el acuartelamiento.

También ha pesado, aunque no se reconozca, la rivalidad entre los tres ejércitos para asumir el protagonismo en misiones de gran proyección pública, como las que se desarrollan en el exterior. No en vano, una compañía de la Legión está actualmente desplegada en la República Democrática de Congo (RDC) y un batallón de la Brigada Paracaidista (Bripac) en Afganistán.

Por otro lado, al enviar a la zona una unidad embarcada, España no hace sino seguir el ejemplo de Francia e Italia, que han mostrado la bandera situando la mayor parte de sus soldados a bordo de buques frente a las costas de Líbano pero, de momento, muy pocos sobre el terreno.

Infantería mecanizada

El Consejo de Ministros del viernes aprobará la participación española en la FINUL. Según las fuentes consultadas, el Gobierno no tiene previsto ampliar, por ahora, el límite máximo de 3.000 efectivos militares en el exterior, por lo que el contingente no podrá superar el millar de soldados. Se tratará de un batallón reforzado de Infantería Mecanizada y de los apoyos necesarios para formar el cuartel general de la futura brigada multinacional.

El envío de tropas será votado por el pleno del Congreso el próximo día 7, tras un debate en el que el Gobierno estará representado por el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, a pesar del empeño del PP en que sea el presidente José Luis Rodríguez Zapatero quien explique las condiciones y riesgos de la misión. No por casualidad, el debate coincidirá con la visita a Madrid de Kofi Annan, al término de su gira por Oriente Próximo. Inmediatamente después de la votación parlamentaria, la Infantería de Marina zarpará hacia Líbano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50