Incendios en Galicia y Cataluña

La Generalitat ve intencionalidad criminal en el mayor foco de Cataluña

El consejero catalán de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, atribuyó ayer el mayor incendio de los registrados el pasado fin de semana en Girona a "una intencionalidad criminal". "Nos basamos", dijo Baltasar, "en diferentes factores, como es la hora, el lugar y el escenario en que se produjo y la intensidad del inicio del fuego". Baltasar recorrió ayer el Alt Empordà visitando las zonas afectadas por los incendios de los últimos días. Desde el Ayuntamiento de Viladamat, el consejero explicó que se habían abierto "distintas líneas de investigación para determinar responsabilidades".

Dos de los otros incendios, el de Cistella y el de Capmany, tuvieron su origen al lado mismo de carreteras y por este motivo parecen atribuibles "claramente a negligencias", probablemente colillas, afirmó Baltasar. En relación con el incendio de Sant Climent Sescebes, el consejero de Medio Ambiente se limitó a reiterar que había sido provocado por una chispa producida por una máquina de trabajos agrícolas, tal como se señaló desde el primer momento. El consejero anunció que en la sesión del Gobierno del próximo 21 de agosto propondrá, previo consenso con los alcaldes de los municipios afectados, la declaración de los bosques quemados como zonas de acción urgente. Esto permitiría abrir líneas de subvención para trabajar en su reforestación.

Más información

Nuevos focos

Poco más de 12 horas de tregua dio el fuego ayer en la comarca del Alt Empordà. El que quemó en Capmany el domingo por la tarde se dio por estabilizado sobre las 21.00 y a las 11.30 de ayer ya ardía uno nuevo, esta vez en el término de Palau de Santa Eulàlia, siempre en el Alt Empordà. Si desde el jueves, el ritmo de incendios era de uno al día, ayer esta regularidad se desbordó por completo. Minutos antes de las 17.00, cuando los Bomberos no habían logrado aún estabilizar el fuego de Palau de Santa Eulàlia, aparecía otro en Navata, en la misma comarca y dos horas más tarde uno de nuevo en Llers.

Los bomberos recibieron un primer aviso de incendio ayer a las 11.38 en una zona próxima a un camino rural en el término municipal de Palau de Santa Eulàlia. Como en los días precedentes, el fuego se desplazó a toda velocidad llevado por la tramontana en dirección sureste y los bomberos temieron que llegara a atravesar el río Fluvià, amenazando la población de Sant Mori. Finalmente, pudo ser controlado.Alrededor de las seis de la tarde, a 10 kilómetros escasos de Navata, hacía aparición otro incendio en Llers, siempre en la castigada comarca del Alt Empordà. Afortunadamente, este último se extinguió en un campo de olivos a los pocos minutos. En la comarca se han quemado hasta el momento unas 2.000 hectáreas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 07 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50