Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El proceso de diálogo para el fin del terrorismo

Rajoy advierte de que el PP no cumplirá "los compromisos que alcance Zapatero con ETA"

El líder de la oposición sostiene que el presidente "no representa al Estado" en la negociación

La ruptura del PP con el Gobierno a cuenta de la negociación con ETA incluye desde ayer un aviso: "El PP no se siente representado ni concernido en este proceso". Es decir, según anunció Mariano Rajoy, líder de ese partido, "el PP se declara libre de los compromisos que el señor [José Luis] Rodríguez Zapatero pueda alcanzar con la organización terrorista ETA". Serán, subrayó, acuerdos que "no vinculan al PP" para cuando su partido gane las elecciones. Rajoy argumentó su negativa a cumplir los compromisos que pueda alcanzar el Gobierno en este proceso en que son "decisiones unilaterales del presidente Zapatero con ETA" que, en esto, según él, "no representa ni al Estado ni al conjunto de los españoles".

Rajoy mantuvo que cualquier acuerdo que pueda alcanzar el Ejecutivo socialista con el entramado de ETA y Batasuna "serán compromisos de este Gobierno o de un partido", el PSOE, e insistió en varias ocasiones en que a él y al PP "no le conciernen".

Este paso añadido en la ruptura del PP con el Gobierno socialista se produjo como respuesta a la celebración de la reunión entre una delegación del PSE, encabezada por Patxi López, con una de Batasuna, liderada por Arnaldo Otegi. "La reunión se ha celebrado con una organización terrorista que ni ha condenado la violencia ni ha renunciado a la actividad criminal, lo que hace que sea especialmente inmoral", afirmó Rajoy, tras reiterar que "Batasuna es ETA" por sentencia del Tribunal Supremo.

Rajoy recordó que el anuncio de la reunión, que hizo Patxi López el 30 de mayo tras el primer día de debate del estado de la nación, "motivó la retirada del apoyo" que inicialmente dio el PP al Gobierno. Subrayó que aquella ruptura obedeció a que, en opinión del PP, "no se puede hacer política con una organización terrorista", y la reunión de ayer "inicia formalmente una negociación política" con ETA-Batasuna que tiene como objetivo, siempre según Rajoy, "el inicio del proceso de legalización de esta organización terrorista". Aún más, a juicio del líder del PP, "la propia reunión es ya una legalización de hecho, porque unos representantes del presidente del Gobierno, avalados y apoyados por él, se reúnen con una organización terrorista".

El presidente de los populares sentenció que "esta reunión es una exigencia de la organización terrorista ETA", que se ha celebrado porque "el Gobierno ha aceptado esta exigencia" de la banda. Su mera celebración ya es, en su opinión, "el pago de un precio político, al convertir a Batasuna en un interlocutor político e iniciar formalmente una negociación política". Según Rajoy, estas "exigencias" de la banda "fueron anunciadas por ETA y Batasuna en el velódromo de Anoeta de San Sebastián". Se refería al mitin que celebró allí Batasuna en noviembre de 2004.

El líder popular aseguró que "la aproximación a ETA ensucia" y censuró al presidente del Gobierno "porque dijo que primero sería la paz y luego la política, y ha hecho exactamente lo contrario". Eso, según él, "es terrible" y muestra "la cara oculta de todo este proceso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 2006