Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a dos años el factor de Chinchilla por el accidente de tren

El trabajador no tendrá que ingresar en prisión por carecer de antecedentes penales

El factor de circulación que se encontraba trabajando en la estación de Chinchilla el 3 de junio de 2003, José Luis Díaz Córcoles, fue condenado ayer a dos años de prisión y cuatro de inhabilitación especial profesional por considerarle el magistrado Jaime de Lamo culpable del accidente ferroviario ocurrido hace tres años y tres días en esta localidad albaceteña al chocar frontalmente un Talgo con 82 pasajeros y un tren de mercancías, que se cobró la vida de 19 personas.

El choque de un Talgo con un tren de mercancías ocasionó la muerte de 19 personas

La sentencia, de 133 folios y a la que ha tenido acceso EL PAÍS, establece la pena de inhabilitación especial para la profesión de factor de circulación durante cuatro años, así como el abono de las costas procesales, incluyendo las de todas las acusaciones particulares.

En el relato de los hechos que realiza en la sentencia el juez, se considera que el factor de circulación o jefe de estación puso en verde el semáforo de salida y dio la orden de marcha del Talgo olvidando que por la misma vía circulaba el tren de mercancías. Además, el tribunal establece que no dio la orden verbal advirtiendo al maquinista del Talgo que no saliese a pesar de encontrarse el semáforo en verde, tal y como había defendido el trabajador durante el juicio.

El fallo emitido condena al empleado de Renfe como autor responsable de 19 delitos de homicidio por imprudencia grave profesional, de 46 delitos de lesiones por imprudencia grave profesional y de dos delitos más de lesiones por imprudencia grave "subtipo agravado".

No obstante, el juez Jaime de Lamo ha tenido en cuenta la atenuante de "reparación del daño", porque el único acusado por el accidente ferroviario de Chinchilla (Albacete) intentó detener los trenes cuando se dio cuenta de su error. La sentencia indica también que el empleado de Renfe "es un hombre integrado socialmente, un trabajador, padre de dos hijos, uno de ellos con una minusvalía", por lo que su ingreso en prisión no serviría de nada. Con una pena de duración inferior a dos años y sin antecedentes penales, José Luis Díaz Córcoles, que ahora es profesor de un instituto, evitará el ingreso en prisión.

La sentencia declara también la responsabilidad civil, directa y solidaria, de Mapfre Industrial S.A.S., así como la responsabilidad civil subsidiaria de Adif -antigua Renfe-. El magistrado decidió además aumentar las indemnizaciones a las víctimas un 3% sobre el baremo de los accidentes automovilísticos, tomado como referencia por la aseguradora para compensar a los afectados por el accidente ferroviario, informa Europa Press.

El letrado defensor del factor de circulación de Chinchilla, Julián Pérez Charco, aseguró ayer a EL PAÍS que, en un primero momento, no tiene intención de recurrir la sentencia. "Nosotros hemos conseguido el primero de los objetivos, que es que José Luis Díaz Córcoles no tenga que ir a la cárcel. No obstante, la sentencia no nos gusta nada, ya que mi defendido tendrá que pagar las costas al considerársele culpable", explicó el abogado. Por su parte, el secretario general del Sindicato de Maquinistas, Juan Jesús García Fraile, señaló que la sentencia ha demostrado que el maquinista del Talgo, Julián Egea, fallecido en el siniestro, actuó "cumpliendo la norma a rajatabla".

El abogado que representa a los padres de Egea señaló que la familia aún sigue esperando el perdón, recordando que incluso en la última sesión del juicio, "aún se le imputaba la responsabilidad expresa del accidente al maquinista", informa Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de junio de 2006