El PSOE prescinde de las elecciones primarias para designar a sus candidatos municipales

Los socialistas culminarán sus listas a final de diciembre para dedicarse al referéndum

El sistema de elecciones primarias para seleccionar a los candidatos a los comicios municipales ha pasado a mejor vida en el PSOE. Este partido va a prescindir de convocar lo que hace unos años era calificado como la "fiesta de la libertad", "la envidia de muchos militantes de otros partidos" y un método "participativo" para distinguirse del "dedazo" que emplean otras formaciones, según informó ayer el secretario de Organización, Luis Pizarro, autor también de los entrecomillados anteriores. Por el momento, únicamente en Almería un grupo de militantes ha pedido primarias.

La ejecutiva regional del PSOE va a rechazar todas las peticiones de celebración de elecciones primarias que se les planteen desde las agrupaciones de los municipios de más de 50.000 habitantes. El argumento es que así lo aconsejan decisiones de "carácter estratégico" del partido con el fin de "conseguir los mejores resultados", que es tanto como asumir que el procedimiento por muy educado y civilizado que sea, a veces resulta incontrolable y suele dejar secuelas internas. Es decir, que los aspirantes no llegan más fortalecidos para disputar a sus adversarios las alcaldías.

El 36º Congreso Federal del PSOE consagró en sus estatutos el método de elecciones primarias en los municipios de las capitales de provincias y en aquellos municipios de más de 50.000 habitantes. Pero, al mismo tiempo, en ese cónclave también los socialistas decidieron establecer cautelas para suspender lo que Pizarro a finales de abril de 2002 y otros muchos llamaron "la fiesta de la libertad".

En concreto, el artículo 49 de los estatutos del PSOE deja en manos del comité federal de listas la decisión de suprimir las primarias. El citado artículo dice: "La comisión federal de listas, cuando las circunstancias políticas lo aconsejen o el interés general del partido lo exija, podrá suspender la celebración de primarias en determinados ámbitos territoriales, una vez que éstas sean convocadas por el comité federal y previo informe o solicitud de las comisiones ejecutivas de nacionalidad o región".

El número dos del PSOE confirmó ayer que no se pedirá primarias en Andalucía, una decisión que está acordada y consensuada con "todas" las direcciones del partido. Pizarro afirmó que la participación de los militantes se hará en las votaciones a través de "listas cerradas y bloqueadas" en las diferentes agrupaciones, a los que los militantes podrán votar afirmativamente o en blanco.

Por el momento, Almería ha sido el único sitio donde un grupo de militantes ha manifestado su intención de presentar una candidatura distinta a la que promueva la dirección provincial, encabezada por la diputada al Congreso Carmen Ortiz. Ésta presentó el pasado 2 de mayo en la sede de la agrupación una carta -cuya copia fue sellada- firmada por otros compañeros. En la misma piden que sean informados en tiempo y forma del procedimiento y anuncian su intención de concurrir a las primarias, según informó ayer Ortiz.

La parlamentaria almeriense declinó hacer valoraciones políticas sobre la decisión de la ejecutiva regional de no avalar las primarias en Almería. "Esperaremos a que el órgano competente adopte la resolución, que sin duda acataremos", dijo.

Los socialistas andaluces han comunicado y obtenido el respaldo de su dirección federal para culminar el proceso de nominación de candidatos y de elaboración de listas a finales de diciembre. Antes de fin de junio, el PSOE dará a conocer los nombres de sus pretendientes a las alcaldías de más de 50.000 habitantes en las que no gobiernan. Esto es: Almería, El Ejido, Roquetas de Mar, Cádiz, La Línea de la Concepción, San Fernando, Sanlúcar de Barrameda, El Puerto de Santa María, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga, Fuengirola, Marbella y Torremolinos. En el resto, los procesos internos se celebrarán entre el 22 de noviembre al 22 de diciembre y no hasta febrero. El motivo es que el PSOE quiere dedicar toda su energía, sin distracciones internas, a la campaña por el del referéndum sobre el Estatuto de Autonomía el 25 de febrero de 2007. "El y la participación es prioritario para el PSOE en los meses de enero y febrero", subrayó Pizarro.

El candidato Plata

Por otro lado, el secretario de Organización salió ayer en defensa del casi seguro candidato del PSOE a la alcaldía de Marbella y consejero de Turismo, Paulino Plata, a quien la cúpula del PP ha bautizado como el "candidato a palos". Pizarro atribuyó las críticas a que Plata es "una apuesta ganadora" que desbarata las previsiones de triunfo de los populares en esa ciudad costera.

El PP e Izquierda Unida reclamaron ayer a Plata que dimita como consejero del Gobierno andaluz si aspira a la alcaldía marbellí. El secretario general popular, Juan Ignacio Zoido, lo acusó de "utilizar fondos públicos" para promocionarse, un reprocho que no hizo mella en el aludido, quien aseguró que permanecerá en el Ejecutivo "hasta el último día" que le permita la ley electoral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de junio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50