Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JAVIER ARENAS | Presidente del Partido Popular de Andalucía

"El Estatuto andaluz es de segunda"

El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, considera la reforma del Estatuto de Andalucía un rotundo fracaso porque no ha sido aprobado en el Parlamento autonómico por consenso, al rechazarla su partido y los andalucistas. También advierte de que se puede crear a los andaluces un problema que nunca han tenido, con la autonomía, al afirmar en el Preámbulo del texto que Andalucía es una "realidad nacional".

Pregunta. Su partido no recurrirá ante el Tribunal Constitucional la tramitación en el Congreso de la reforma del Estatuto, pese a que ustedes observan aspectos inconstitucionales. En el caso del texto catalán sí lo hicieron.

Respuesta. En el caso del Estatuto de Cataluña, pensábamos que estaba viciado en su origen y todo el contenido. La idea principal de este texto es tratar a España de tú a tú y basándose en la soberanía catalana y la española. Por eso nos pareció una reforma constitucional encubierta. La idea madre que debería presidir el Estatuto andaluz es ser un contrapeso y un antídoto frente a la insolidaridad, desigualdad de derechos y nacionalismo independentista. Dicho esto, es una imitación mala del Estatuto de Cataluña, pero sin llegar a plantear un choque entre la soberanía andaluza y la española.

"Andalucía ha perdido la oportunidad de ser el contrapeso de la insolidaridad; ha equivocado su papel en esta hora de confusión territorial" "Es un disparate decir que nos igualamos a Cataluña por poner el concepto de 'realidad nacional' en el Preámbulo del Estatuto"

P. Aún no han decidido su voto en la toma de consideración, ¿hay alguna posibilidad de acuerdo en el debate del Congreso?

R. Tengo alguna experiencia en consenso, y cuando fui ministro de Trabajo me dio un gran resultado la máxima de dialogar hasta la extenuación. Y ahora lo vamos a hacer hasta el final con todas las consecuencias. Ahora, que nadie espere incoherencias y sorpresas del PP de Andalucía.

P. ¿Puede ser un principio las enmiendas que el grupo socialista del Congreso va a introducir en referencia a la unidad española?

R. Mi objetivo es que se recupere el acuerdo que, en torno a la denominación de Andalucía, teníamos Chaves [Manuel Chaves (PSOE), presidente de la Junta de Andalucía] y yo en el sentido que Andalucía es una nacionalidad en 'la unidad indisoluble de España, patria común indivisible'. Lo otro es una trampa, porque cuando alguien me dice que quiero plantear la realidad nacional andaluza dentro de la unidad de la nación española, pues, al menos que se me explique, porque a mí me parece que dentro de la unidad de la nación española la única realidad nacional que cabe se llama España. Y eso lo piensa así el 90% de los andaluces, y por más vueltas que le doy no entenderé por qué Chaves ha sacrificado el pacto con el PP cuando ni siquiera ha conseguido el apoyo del PA [nacionalistas].

P. El PSOE dice también que el concepto de "realidad nacional" en el Preámbulo garantiza la equiparación con la comunidad que más techo tenga.

R. Además del error histórico de aprobar un estatuto que es el que menos apoyo parlamentario ha conseguido durante la democracia (61,5%), otro terrible error es que ahora les creemos un problema a los andaluces sobre la "realidad nacional", cuando viven sin ningún problema autonómico. Y error histórico es intentar imitar lo malo de algunos políticos de Cataluña. Decir: 'yo pongo "realidad nacional" porque en Cataluña algunos se han inventado la nación catalana', ha sido para mí una sorpresa, porque de Chaves nunca lo esperaba por su trayectoria y, diga lo que diga yo, creo que está bastante incómodo.

P. Quizás por eso, el PSOE sostiene que el discurso del PP respecto a que Chaves rompe y quiebra España nadie se lo cree.

R. El PSOE está quebrando hoy España, y hago esa afirmación porque se está plegando a planteamientos insolidarios frente a los que nunca se rindieron ni Suárez, ni González ni Aznar.

P. Cuando se toque el Estatuto en el Congreso, ¿le vale con que se hable de la unidad española o tiene que ponerse lo de la patria común indivisible?

R. A mí me tiene que explicar Chaves por qué rompe con nosotros, por qué introduce en el Estatuto "realidad nacional" y por qué, simultáneamente, elimina la "unidad indisoluble de España, patria común indivisible". Además, si el 90% del Parlamento (PSOE y PP) ha dicho que no a nación y lo de realidad nacional no tiene efectos jurídicos, ¿por qué se pone? Es muy raro.

P. Cuando Cataluña dijo que era una nación, algunos se escandalizaron, pero lo rebatieron con argumentos serios. Cuando Andalucía ha dicho que es una realidad nacional, se la ridiculiza.

R. Me enerva cualquier actitud que intente ridiculizar a Andalucía. No aguanto ni una broma ni un chiste, y desde el PP no vamos a permitir que nadie frivolice con el debate andaluz.

P. Invoca el consenso, pero el consenso no es derecho a veto.

R. Cuando uno inicia un consenso y lo consigue, triunfa; pero cuando fracasa, el principal responsable es el que lo ha iniciado. Hoy Chaves es un presidente autonómico que ha promovido un Estatuto de la discordia.

P. De cualquier forma, el PP desde un principio se mostró reacio a la reforma. Usted ha dicho muchas veces que no hacía falta.

R. Antes de reformar un Estatuto sin consenso, prefiero quedarme con el de 1981, que sí tuvo consenso. Además, en Andalucía hace mucha más falta un cambio de Gobierno que de Estatuto. Pero luego empezó un proceso de reformas en varias comunidades, y yo dije: 'Como la mayoría de los andaluces se considera igual de españoles que andaluces, el objetivo de la reforma sería para defender la cohesión nacional, la solidaridad, la igualdad de derechos de los españoles, que nadie nos robe la cartera, que tengamos una financiación justa...'.

P. ¿Se siente condicionado por su dirección nacional?

R. Rajoy [Mariano Rajoy, presidente del PP] ha respaldado al 100% la política que ha seguido el partido en Andalucía, y yo no he cambiado en ningún momento mi posición.

P. Bueno, usted dijo que votaría al referéndum del Estatuto y a los tres días dijo que no.

R. He dicho, dije y diré que me parece un disparate que vayamos al referéndum sin el acuerdo de todos. Hasta ahora Chaves nos ha hecho imposible el acuerdo, pero yo lo seguiré intentando.

P. Aparte de la "realidad nacional", ¿qué es lo que tiene tan malo el Estatuto para no apoyarlo?

R. Perder la oportunidad de ser el contrapeso de la insolidaridad, es decir, ha equivocado el papel de Andalucía en esta hora de tanta confusión territorial. Es un disparate decir que nos igualamos a Cataluña por poner 'realidad nacional'. Este Estatuto es de segunda o de tercera, y si le preguntas a un alcalde, de quinta. Es de segunda porque no tiene consenso, pero ni nos han permitido la cláusula de igualdad de derechos de los andaluces, ni la de máximo techo competencial, ni que no haya financiación autonómica que no sea pactada entre todas las comunidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de mayo de 2006