Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La maldición del metatarso

Rooney acelera su recuperación en una cámara de oxígeno para llegar a la final de Alemania

Inglaterra está en vilo por culpa de la maldición del metatarso. Se trata de la lesión que se ceba con sus estrellas antes de las principales citas futbolísticas. El último caso es el de Wayne Rooney, de 20 años, que el pasado sábado se fracturó por dos lados el cuarto metatarso del pie derecho en el partido de Liga ante el Chelsea, después de un pisotón del defensa portugués Ferreira. Un gran debate se ha abierto en el país inventor del fútbol sobre cuáles fueron las causas de la lesión y qué debe hacer su delantero más determinante para llegar al Mundial de Alemania, que empieza el 9 de junio. Primera medida: Rooney será sometido a sesiones de dos horas diarias en una cámara hiperbárica. Una terapia de 100% de oxígeno en el aire que ya usó hace dos años el tenista español Rafa Nadal y que pretende aumentar la presión de oxígeno en la sangre para acelerar la cicatrización de las heridas. "No hay evidencias definitivas de que esto mejore las lesiones; pero tampoco de lo contrario. Así que vamos a probarlo", ha declarado Alex Ferguson, entrenador de Rooney en el Manchester United. El periodo previsto de recuperación para este tipo de fracturas es de seis semanas, justo cuando Inglaterra debuta en la Copa del Mundo, el 10 de junio ante Paraguay.

El delantero del United es el quinto internacional inglés con la misma lesión ante una gran cita

El propio Ferguson ha disparado contra la marca de ropa deportiva Nike al levantar sospechas sobre la calidad de las botas que calzaba Rooney en el momento de la lesión: "No sé si habría sido diferente con cualquier otra bota, pero seguiré preguntándole a Nike: '¿La bota puede haber tenido algo que ver con la lesión?' Ya he protestado en otras ocasiones sobre el tipo de botas que se están fabricando. Estas compañías están llegando con algunas tonterías: botas blancas, rojas... Las hacen para los niños, pero debería haber una línea entre lo que es marketing y lo que es razonable". Nike, que firmó un contrato de patrocinio en 2000 con el Manchester United por 450 millones de euros por 13 años, insiste en que el jugador había probado previamente los botines y no había encontrado ningún problema.

El seleccionador inglés, Sven Goran Eriksson, dijo ayer que quiere a Rooney en Alemania aunque sólo sea para disputar la final, el 9 de julio en Berlín. Hay un precedente histórico al respecto: el defensor italiano Franco Baresi, lesionado en la primera fase del Mundial de Estados Unidos 94, fue operado del menisco y se recuperó para disputar la final que Italia perdió en los penaltis ante Brasil. Él falló uno de los penaltis.

"Los milagros ocurren a menudo en la vida", agregó Eriksson. Las reglas de la FIFA permiten que los seleccionadores reemplacen a los lesionados después del 15 de mayo, pero no a los lastimados antes. La FIFA, sin embargo, le ha dado de plazo a la federación inglesa hasta el 9 de junio para decidir si inscribe a Rooney entre los 23 elegidos, lo que ha sido considerado por otras federaciones como un trato de favor. "Si se lesiona un centrocampista, hay otros, pero ¿qué alternativa tenemos a Rooney?", concluyó Eriksson.

Rooney ya se rompió un hueso en el mismo pie en la Eurocopa de Portugal 2004, en los cuartos de final frente a la anfitriona. Su ausencia fue considerada clave para la eliminación inglesa. La actual posición de Rooney es muy similar a que sufrió David Beckham, el capitán de la selección, antes del Mundial de 2002 en Corea y Japón. Beckham se rompió el quinto metatarsiano tras una entrada del deportivista Duscher y llegó a la cita sin la forma necesaria, como él mismo reconoció tras el torneo.

La maldición del metatarso va más allá y ha afectado a otro de los futbolistas ingleses más impactantes de los últimos años, el delantero Michel Owen, del Newcastle, que jugó 30 minutos el sábado pasado frente Birmingham y dijo haberse resentido de la dolencia.

No acaba ahí el estigma del metatarso: el defensa Gary Neville, del Manchester United, se rompió el quinto metatarso del pie izquierdo antes del pasado Mundial. Y entonces Danny Murphy, del Tottenham, llamado para cubrir alguna de las bajas, también se fracturó el mismo huesecillo.

Deisler y Vieri ya están descartados para el próximo Mundial, mientras Rooney se une a la lista de Vicente, Simao y Messi entre quienes confían todavía llegar a tiempo. Aunque sea para la final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de mayo de 2006