Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicia estudia física cuántica en el País de las Maravillas

El documental '¿¡Y tú qué sabes!?' aúna ciencia, espiritualidad, cine y ordenadores para plantear un diálogo entre la realidad y la mente

Es la realidad todo lo que percibimos o hay algo escondido detrás del telón? ¿Podría la física explicar los misterios del espíritu? ¿Es el mundo que nos rodea un simple montaje de nuestros cerebros que podemos modelar a nuestro antojo?

What the bleep do we know!?, ¿¡Y tú qué sabes!? en castellano, es una película hecha de una curiosa mezcla de realidad y ficción que reta al espectador a penetrar en la madriguera del conejo de Alicia en el País de las Maravillas para explorar los misterios del universo y de las capacidades del ser humano. Muchos afirman que la ciencia es la religión del nuevo milenio y esta película persigue unirlas.

Donde la famosa trilogía de los hermanos Wachowski, Matrix, mostraba un mundo ficticio y paralelo creado por máquinas, ¿¡Y tú qué sabes!? ofrece la visión de un grupo de científicos de diferentes áreas sobre de qué modo las neurociencias y la física cuántica demuestran que cada ser humano puede crear su realidad con el pensamiento. "Con esta película tratamos de abrir un diálogo absolutamente necesario si queremos descubrir dónde está la unión entre la realidad y nuestra mente. Pretendemos estimular la búsqueda de las respuestas que todavía nadie tiene y que son un tabú, y dar la oportunidad a la gente de discutir sobre ello", explicaba desde Los Ángeles Betsy Chasse, la única mujer de la terna de directores de la cinta.

MÁS INFORMACIÓN

La idea original es de William Arntz, un físico que un día abandonó la ciencia para lanzarse al mundo del celuloide, pero que quiso unir en el documental ¿¡Y tú qué sabes!? sus cuatro grandes pasiones: la ciencia, la espiritualidad -es budista-, el cine y los ordenadores.

Parece que han logrado su propósito porque la película ha sido un auténtico fenómeno en Estados Unidos. Se estrenó en una sola sala en todo el país gracias a que un amigo de Chasse accedió a ceder su cine con pocas esperanzas de lograr una gran recaudación. El público salió tan sorprendido que fueron corriendo la voz entre sus amigos y conocidos. Y la cadena de bocas y oídos ha conducido a que en estos momentos, dos años más tarde, ya se haya exhibido en prácticamente todos los Estados americanos, se haya distribuido en 17 países -en España se estrena hoy- y sólo en su país de origen haya vendido más de un millón de DVD. A esto hay que añadir todo un movimiento de entusiastas seguidores que han creado una especie de club What the Bleep con conferencias de científicos y líderes espirituales. De hecho, esta misma semana, la película va a tener un espectador de excepción, Desmond Tutu.

El premio Nobel asistirá al pase que se hará durante la conferencia En búsqueda de la curación global, un acontecimiento que reúne a un buen número de galardonados con el Nobel de la Paz.

La encargada de ilustrar en la ficción las intervenciones de los científicos y de conducir al público al interior de la madriguera del conejo es Marleen Matlin, la actriz que recibió un Oscar por Hijos de un dios menor. Matlin encarna a Amanda, una mujer que tiñe su vida de amargura e insatisfacción debido a sus experiencias del pasado. Poco a poco va descubriendo que la riqueza de su existencia depende sólo y exclusivamente de ella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de mayo de 2006