Décadas de debate sobre la presencia del líquido elemento

El debate sobre la historia del agua en Marte es "un tema crítico para la filosofía de la exploración del planeta, en estos momentos dominada por el énfasis en evaluar sus posibilidades biológicas", escribía recientemente en este periódico Francisco Anguita, profesor de Geología de la Universidad Complutense de Madrid. El tema es relativamente antiguo, se remonta a 1972, recordaba este especialista, "cuando se descubrieron en Marte las sorprendentes huellas de antiguas grandes inundaciones". Aunque no se discute la existencia de una primera época húmeda en el planeta "muchos más complicado ha sido rastrear la evolución y destino actual de ese líquido que, según el primer dogma de la astrobiología, es la clave de la vida", señalaba Anguita.

Los datos de la nave Mars Express y otras que hoy se hacen públicos en Science enriquecen el debate y lo perfilan un poco más, pero no resuelven el misterio del agua en Marte y la posibilidad de que diera lugar a la vida en un remoto pasado. Ésta posibilidad e ha sido el gran motor, a pesar de la resistencia de muchos científicos a que la exploración planetaria vaya en una solo dirección, de la actual flotilla de naves de la NASA y la ESA que estudia Marte con tecnología muy avanzada.

Esconderse

La búsqueda de agua en la actualidad (descartada su existencia reciente en la superficie excepto en los casquetes polares) es uno de sus principales objetivos y resulta difícil pensar que el elemento, en estado líquido o sólido, pueda esconderse de los instrumentos que están convirtiendo Marte en un planeta mejor estudiado que la Tierra.

Las observaciones están dando lugar a muchas hipótesis y el debate se ha acrecentado estos últimos años. En 2003, El geólogo Philip R. Christensen, avanzaba en Nature su teoría sobre la formación de barrancos con un aspecto sorprendentemente reciente por el deshielo de depósitos helados de agua. Sin embargo, los expertos señalan que resulta muy difícil datar estos terrenos. Un año antes, en 2002, Victor R. Baker, experto estadounidense afirmaba en EL PAIS: "Marte es seco y frío, muerto, y lo ha sido el 99% de su historia". Sin embargo, no descartaba la presencia de agua helada, mezclada con polvo y roca, cerca de la superficie del planeta. Y todavía un año antes, en 2001, otro geólogo planetario estadounidense, James W. Head, que participa en el estudio publicado hoy, afirmaba algo que ya no parece totalmente correcto: "Sabemos que en el pasado había más humedad y más calor, que el agua ha sido muy abundante en Marte durante una cuarta parte de su historia y que las condiciones han ido cambiando con el tiempo".

Los nuevos datos modifican esta teoría, ya que Marte sólo habría tenido agua en abundancia hasta hace 3.800 millones de años (casi al principio de su historia) y nunca habría sido un planeta caluroso y húmedo, sino, en todo caso, frío y húmedo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de abril de 2006.

Lo más visto en...

Top 50