Día Internacional de la Mujer

Zapatero insta a los empresarios a que sean "actores decisivos"para la igualdad

El PP, opuesto a la paridad electoral, dice que la reforma va "en contra de la libertad" empresarial

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hizo ayer "un llamamiento especial" a los empresarios, a los "buenos empresarios", recalcó, para que sean "actores decisivos" en la igualdad laboral entre hombres y mujeres. Zapatero invitó a 200 mujeres a La Moncloa para celebrar el Día Internacional de la Mujer, y replicó a la CEOE, -para quien la futura Ley de Igualdad es "un rejón de muerte al diálogo social"- que "no hay mejor diálogo social que la igualdad entre hombres y mujeres". Por su parte, el PP rechazó la ley porque "va en contra de la libertad de los empresarios".

Más información

"Hago un llamamiento especial a los empresarios, a los buenos empresarios, para que sean actores decisivos de la igualdad", afirmó ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ante dos centenares de personas -la mayoría mujeres- invitadas al acto institucional. Zapatero salió al paso de las críticas de los empresarios al anteproyecto de Ley de Igualdad aprobado el pasado día 3 y que obliga a las compañías a negociar planes o medidas de igualdad entre trabajadores y trabajadoras. A la afirmación de la patronal Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), que consideró la norma como "un rejón de muerte al diálogo social", el presidente del Gobierno replicó: "No hay mejor diálogo social que la igualdad entre hombres y mujeres. No hay mejor empresa, sea del tipo que sea, que no alcance sus mejores cotas a través de la igualdad". Añadió que las compañías que favorezcan la mayor presencia femenina, incluidos los cargos de responsabilidad, y que practiquen la igualdad de salarios "funcionarán mejor". "Y con ellas funcionará mejor la economía del país", concluyó.

El presidente del Gobierno, que inició su discurso institucional citando a la escritora Virginia Wolf -"como mujer no tengo patria, como mujer, mi patria es el mundo", repitió- aseguró que la futura norma "servirá para hacer real la igualdad que ahora sólo encontramos en las leyes". Esa ley "de todos para todas" debe llegar "a todos los rincones de la sociedad" y será "decisiva" en el marco laboral. Espera que logre el máximo consenso. El presidente también se refirió a la Ley contra la Violencia de Género, ya en vigor, y a la de Dependencia (aprobada como anteproyecto), que aliviará en los cuidados a las personas que no se valen por sí mismas (son más del 80% de los cuidadores informales).

Al acto, que comenzó con el recital de la cantaora flamenca Esperanza Fernández, asistieron, entre otros, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, cinco ministros (las titulares de Sanidad y Cultura y los de Asuntos Exteriores, Trabajo y Asuntos Sociales y Administraciones Públicas), diputadas, miembros de las asociaciones de mujeres, la presidenta de la asociación 11-M de afectados por el terrorismo, Pilar Manjón, y profesionales como la actriz Cayetana Guillén Cuervo o la ex tenista Arantxa Sánchez Vicario.

"No va a funcionar"

Por su parte, el PP mostró ayer su rotunda oposición a la Ley de Igualdad. "La idea de imponer la resolución a través de la negociación colectiva supone ir en contra de la libertad de los empresarios. Creemos que eso no va a funcionar y puede suponer que a medio plazo las empresas tengan problemas organizativos. Nosotros siempre hemos apostado por incentivos, medidas que animen a los empresarios a contratar y a ascender a las mujeres, pero sin obligaciones", explicó Susana Camarero, diputada del PP y portavoz en temas de mujer. Ella está convencida de que la ley ha sido presentada "con prisas, para coincidir con el Día de la Mujer", y eso ha provocado fallos. "No le gusta ni a los empresarios, ni a los sindicatos, que la consideran insuficiente, ni a las asociaciones. Es una mala ley, y esperamos poder corregirla en el Congreso", aseguró.

La diputada admitió que es posible que, "por responsabilidad", como sucedió, según explica, con la ley de Violencia de Género, el PP apoye finalmente esta iniciativa, pero piensa ser beligerante con las enmiendas. La ley Integral de Violencia de Género fue aprobada por unanimidad en el Congreso y el Senado, a pesar de que el PP mostró su enfado porque los socialistas apenas aceptaron enmiendas suyas.

El PP critica también las cuotas en las listas electorales. Este partido es prácticamente el único que se niega a establecer ese tipo de cuotas en sus estatutos, ya que considera que las mujeres deben alcanzar los puestos por mérito propio.Como ejemplo de que eso sucede sin problemas en su formación, la dirección utiliza el ejemplo de Esperanza Aguirre, la única presidenta de una autonomía (Madrid). En aspectos como permisos de paternidad, flexibilidad de horarios o guarderías, el proyecto es, según Camarero, "poco ambicioso".

A la izquierda, de pie, José Luis Rodríguez Zapatero, tras su discurso. En primer término, la periodista Concha García Campoy.
A la izquierda, de pie, José Luis Rodríguez Zapatero, tras su discurso. En primer término, la periodista Concha García Campoy.RICARDO GUTIÉRREZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de marzo de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50