Opinión
i

MIRADOR

Leo Bassi. La revelación, el espectáculo que presenta desde el pasado 17 de enero en un teatro madrileño, fue objeto el pasado miércoles de un nuevo ataque, bastante más serio que las múltiples amenazas que está recibiendo el actor de origen italiano: una bomba casera que por fortuna pudo ser desactivada antes de la representación. Mala imagen para una ciudad que se le presupone abierta y permisiva con el arte. El espectáculo, muy criticado por organizaciones ultracatólicas y grupos de extrema derecha por ser una despiadada sátira contra la religión, ha sido anteriormente exhibido sin problemas en otras ciudades españolas, así como en varios países europeos. El suceso hace recordar aquellos tiempos de la dictadura franquista cuando se reventaban espectáculos contrarios al régimen. "Vuelven los miedos, las debilidades y el monoteísmo", sentencia Bassi. No sólo entre algunos musulmanes se enciende la cólera intolerante frente a las caricaturas de Mahoma.

Canarias. Seis personas han sido detenidas en un nueva trama de corrupción político-empresarial en Canarias. Esta vez, el escándalo -se les acusa de adjudicación de contratos a algunas empresas a cambio de comisiones- se centra en la concejala de Obras del Ayuntamiento de Telde, María Antonia Torres, del PP, y en el interventor municipal, que también es su marido. Todo debía quedar en casa. El PP ha reaccionado con rapidez y ha suspendido de militancia y cargo a la concejal. Pero aún debe muchas explicaciones, no sólo sobre este caso, sino sobre el de un ex alto cargo suyo en el Gobierno canario supuestamente implicado en el amaño de concesiones de parques eólicos.

Katrina. Bush no recibe buenas noticias desde que salió reelegido para su segundo mandato en noviembre de 2004. Las grabaciones de las videoconferencias que sostuvo antes del huracán Katrina demuestran que tenía todos los elementos en la mano para una mejor previsión de la catástrofe, que no los tuvo en cuenta y que además lo ha ocultado. Al rosario de desastres de su política internacional y a la erosión de los derechos humanos que ha producido su política se añade ahora más metralla sobre el huracán que asoló Nueva Orleans y que amenaza con asolar el resto de su mandato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de marzo de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50