"Cualquier negociación política con los terroristas es moralmente inadmisible, además de un error"

"Cualquier condescendencia o negociación política con los terroristas es moralmente inadmisible, además de un error", se afirma en el ideario del PP que aprobará este fin de semana la convención de ese partido. "Su derrota es indispensable para la supervivencia de una sociedad libre", añade. Para concluir que "claudicar ante los terroristas es una inmoral traición a las víctimas".

Junto a estas afirmaciones, que resumen, como parte de su ideario, la posición del PP en política antiterrorista, la convención aprobará una resolución titulada Nuestro compromiso en la lucha contra el terror y que, aunque habla del terrorismo en general se refiere, casi exclusivamente, a ETA con afirmaciones como la siguiente: "Ha pretendido quebrar la fortaleza y la paciencia de la sociedad y procurar su desestimiento para imponer con las armas una ruptura del régimen constitucional y del modelo territorial acordado por la gran mayoría de los ciudadanos".

La resolución afirma que "el actual Gobierno ha cambiado la política antiterrorista" y, por eso, "hoy existe una gran incertidumbre y una innecesaria y grave controversia social y política". Dice que ese supuesto cambio ha provocado que "ETA esté satisfecha", porque "se siente recuperada", ve que "tiene la iniciativa" e "incrementa sus exigencias". Tales exigencias, según el PP, son de dos tipos. Las inmediatas "afectan a los juicios, los presos y la vuelta a la legalidad y a las elecciones de su brazo político", Batasuna. Y a largo plazo mantiene sus "objetivos de fondo, como el derecho a la secesión y a la territorialidad".

Como solución, el PP propugna "la vuelta al Pacto Antiterrorista". Eso significa, añade la resolución, que no es posible "otro final que la disolución de la banda de criminales y la solicitud de perdón de los asesinos a las víctimas".

Tras este exordio, se afirma que el PP quiere colaborar con el Gobierno en la lucha antiterrorista. Eso sí, lo hace en los siguientes términos: "Para acabar con el terror, todos los ciudadanos españoles cuentan con el compromiso absoluto del PP. El presidente del Gobierno cuenta para ello con el PP (...). Pero exigimos lealtad recíproca y voluntad verdadera para acabar, sin subterfugios, tacticismos, atajos o propaganda, con el terror". Concluye que esa voluntad de derrota es una "deuda con las víctimas" y con "los cientos de hombres y mujeres que están trabajando en la calle para acabar con ETA y para impedir que el terrorismo islámico vuelva a golpearnos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de marzo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50