Gregorio Marañón alerta sobre el peligro de destrucción del paisaje de Toledo

El príncipe Aga Khan agradece ante el Rey los premios de la Real Fundación

El rey Juan Carlos presidió ayer por la tarde, en el teatro de Rojas, el acto de entrega de los Premios Real Fundación de Toledo, entre otros, a la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo y a la Fundación Cultural Aga Khan, que fue recogido por el príncipe Aga Khan. Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, presidente de la Real Fundación, realizó un llamamiento en su discurso a la defensa del patrimonio. Marañón alertó sobre el peligro de destrucción del paisaje histórico toledano y de una parte de su riqueza arqueológica.

Cuando se cumplen 20 años de la declaración de Toledo como ciudad patrimonio de la humanidad por la Unesco, el presidente de la Real Fundación de Toledo, Gregorio Marañón, aprovechó la entrega de los premios anuales que otorga para recordar que "la ciudad histórica no se limita al perímetro de la ciudad amurallada". El Plan de Ordenación Municipal que se aprobará en los próximos meses contempla la promoción urbanística de las vegas que rodean la ciudad. En el caso de la Vega Baja, donde se prevé la construcción de 1.300 viviendas, el proyecto lleva un año paralizado a la espera de que concluyan los trabajos arqueológicos que determinarán si en esa zona se encuentran restos que se tengan que conservar de la antigua capital visigoda de España.

El presidente de la Real Fundación cree que el Plan de Ordenación Municipal que marcará el desarrollo futuro de esta ciudad parte de un grave error que, "de no corregirse, provocará inevitablemente la destrucción del paisaje de Toledo". "El plan viene a sostener que la ciudad histórica se limita al perímetro de la ciudad amurallada, y su paisaje a los cigarrales, desconociendo, incomprensiblemente, la importancia paisajística, geográfica y arqueológica de las vegas" protegidas hasta ahora. Considera que el término municipal de Toledo cuenta con el suelo necesario para garantizar el crecimiento de la ciudad.

En su discurso instó a todas las administraciones con competencias sobre el urbanismo en Toledo, Ayuntamiento, Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Ministerio de Cultura, a alcanzar una solución consensuada "que armonice los intereses legítimos de los propietarios del suelo con la conservación de la riqueza paisajística medioambiental y arqueológica".

El alcalde, José Manuel Molina, respondió en su intervención que se está apostando por el progreso de Toledo, pero, dijo, "sabemos que nuestra herencia patrimonial es irrenunciable, y nadie debe albergar dudas de que la misma se pueda poner en peligro".

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, apostó por alcanzar un acuerdo que permita conservar el patrimonio del entorno de Toledo. "El tajo y las vegas forman parte inseparable del conjunto".

En nombre de los premiados, el príncipe Aga Khan destacó en su intervención el papel fundamental que puede tener la conservación del patrimonio para el entendimiento entre civilizaciones. Puso como ejemplo Toledo, ciudad que ha sabido conservar iglesias, mezquitas y sinagogas. "La realidad es que nuestro mundo es plural y multicultural, y está destinado a permanecer así".

En su XII edición, la Real Fundación de Toledo quiso reconocer en el ámbito internacional el trabajo desarrollado por la Fundación Cultural Aga Khan, premiada por su contribución a la conservación y revitalización de las ciudades históricas del mundo islámico. Otro de los reconocimientos destacados fue el de la Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo por su contribución al estudio y conservación del patrimonio de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de marzo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50