Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Ética del vino

"Hablemos claro, el vino ha muerto. Y no sólo éste, también los quesos y las frutas", afirma en un momento del excelente documental Mondovino un sabio de la existencia. Se refiere a la pérdida de la estricta relación con los elementos más naturales y a la aparición de técnicas científicas que supuestamente ayudan a mejorar la calidad de los caldos. Jonathan Nossiter ha entrevistado a los profesionales que gobiernan hoy día la industria vinícola. Pero lo mejor es que el vino termina siendo casi lo menos importante. Aquí se habla del impacto de la globalización, de la historia de Europa, de la dignidad del ser humano, de la familia como guía, del pensamiento único...

Con un excelente montaje de corte periodístico, la película es un viaje al centro de la sabiduría más tradicional: "Donde hay viñedos hay civilización, no hay barbarie". Como la vida misma, el vino está sediento, falto de valores, de responsabilidad. Por ello, entre tanto terrateniente y multimillonario, Nossiter culmina su película, no por casualidad, con las palabras de un agricultor argentino que posee un terreno de apenas una hectárea. Un hombre con un compromiso real, sin aditivos ni colorantes.

MONDOVINO

Dirección: Jonathan Nossiter. Intervienen: Marqués de Frescobaldi, Robert Mondavi. Género: documental. EE UU, 2004. Duración: 135 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de marzo de 2006