Ana Obregón rehabilita al almirante Gravina

La actriz se siente vencedora moral frente a Victoria Beckham en el enfrentamiento que ha llenado páginas y páginas de la prensa rosa

Doscientos años después de la batalla de Trafalgar, Ana García Obregón ha podido rehabilitar la memoria del almirante Gravina, que mandaba los barcos españoles de la flota a la que derrotó Nelson en la batalla de Trafalgar. Ganadora moral se siente, según contó el pasado jueves a este diario -"como un nuevo Gravina", bromea-, frente a la pérfida albión representada por Victoria Adams, ex cantante pop devenida en esposa del crack del Real Madrid David Beckham. El escenario del combate fue un exclusivo gimnasio de la urbanización de La Moraleja, en las afueras de Madrid.

Allí coincidieron hace unas semanas la actriz-empresaria-bióloga y la ex Spice Girl conocida como "la pija". Pija y falta de modales, si son ciertos los improperios que se cuenta que dirigió a una perpleja Obregón: "Pedazo de m...", "hortera" (esto, dirigido a las españolas en general)... tras conminarle a que dejara en paz a su marido. La ex protagonista-guionista de Ana y los 7 ni confirma ni desmiente. "Sólo me arrepiento de no haberle contestado, pero no me puedo poner al mismo nivel", dice. Sus abogados estudian presentar una querella contra Adams, pero el asunto no ha llegado de momento a los juzgados.

Más información

Magnífica directora de comunicación de sí misma, Obregón ha reconducido el incidente -que ha traspasado fronteras, de Australia le llamaron el otro día- y, de paso, se ha ganado de nuevo el favor popular, hasta pasar por encima del nuevo apodo -Barbie de geriátrico-, con el que ha sido bautizada. Una simpatía que, es obvio, no despierta la británica, a quien en sus primeros días en este país se atribuyó el comentario de que España huele a ajo. Meteduras de pata de ese calibre y su escasa disponibilidad a relacionarse con el común de los mortales no la sitúan precisamente en cabeza de los rankings de fin de año de las revistas del ramo, categoría "populares". Adams ha puesto tierra de por medio y esta semana se deja ver en los semanarios como invitada principal en los esponsales de Elton John, con un modelo de esos que no se sabe dónde se sujetan y millones de euros en joyas encima.

"No me beneficia en nada que salga" a la luz la disputa del gimnasio, asegura Obregón, ahora que está centrada en su faceta de guionista. Prepara una nueva serie de la que sólo adelanta el nombre (Ellas y el sexo débil), pero nada del argumento (ha escrito 91 episodios), ni del reparto, ni la cadena (suena Antena 3). De despedida, manda un recadito a su rival: "No se puede morder la mano a quien te da de comer".

De izquierda a derecha, Ana García Obregón y Victoria Adams.
De izquierda a derecha, Ana García Obregón y Victoria Adams.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de diciembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50