LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

El Rey intercedió ante Mohamed VI para que aliviase la presión sobre Ceuta y Melilla

Don Juan Carlos llamó tres veces al rey marroquí cuando se intensificaban los saltos en las vallas

Don Juan Carlos intercedió en tres ocasiones ante el rey Mohamed VI de Marruecos para pedirle que tomase medidas para rebajar la presión migratoria sobre Ceuta y Melilla, según reveló el ministro del Interior marroquí, Mustafá Sahel, en una cena con un grupo de periodistas. "El Rey de España llamó tres veces a Su Majestad" en el momento culminante de la crisis, afirmó Sahel. "Nos dijo, ayúdennos para que el flujo disminuya", añadió. "Contestamos sí a España".

Más información

A instancias del jefe del Ejecutivo, el monarca español hizo varias gestiones parecidas, entonces con Hassan II, cuando Felipe González era presidente del Gobierno (1982-1996). Durante los 15 meses de crisis hispano-marroquí, entre octubre de 2001 y enero de 2003, el Rey no se puso en contacto con el jefe de Estado marroquí y sus escasas conversaciones telefónicas fueron de índole familiar.

Al margen del reforzamiento del dispositivo policial en torno a las dos ciudades españolas, Mohamed VI hizo un gesto "amistoso con España" en respuesta a las llamadas de don Juan Carlos: la readmisión de 73 subsaharianos que fueron enviados, el jueves pasado, de la Península a Tánger.

"Fue un gesto excepcional al margen del acuerdo de 1992", precisó el titular de Interior. "No guarda ninguna relación con el acuerdo de 1992", añadió el ministro adjunto de Asuntos Exteriores, Taieb Fassi Fihri, en cuya casa se celebró la cena a la que asistieron también el director de la seguridad nacional, general Hamidu Laanigri, y el de la Gendarmería Real, general Hosni Bensliman. Nunca tantos responsables de la seguridad se habían reunido conjuntamente con periodistas.

El acuerdo de 1992

Ambos ministros desmintieron así la interpretación hecha en España por la vicepresidenta del Gobierno y los titulares de Interior y de Exteriores de que Rabat había aceptado desempolvar el acuerdo suscrito hace 13 años entre los ministros Driss Basri y José Luis Corcuera. Un comunicado hispano-marroquí anunció, anteayer, que se estudiará reactivar ese documento que estipula que España devolverá a Marruecos a cuantos inmigrantes irregulares hubiesen llegado a su territorio procedentes del país vecino.

"Entonces [1992] se trataba, sobre todo, de marroquíes", explicó Fassi Fihri, que alcanzaban en patera las costas españolas, mientras que hoy en día los dos tercios de los irregulares son subsaharianos. El acuerdo estaría desfasado. Marruecos siempre ha aceptado que le sean devueltos sus ciudadanos, pero sólo admite con cuentagotas a inmigrantes de otras nacionalidades que España ha intentado entregarle.

Conscientes de que nunca hubo en España un Gobierno tan empeñado en estrechar lazos con Marruecos como el actual, los anfitriones multiplicaron las alabanzas a la cooperación bilateral y al enfoque que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero quiere dar a la lucha contra la inmigración irregular. "Es consciente de que requiere una solución global y no solo policial", insistía Fassi Fihri.

Pero también hubo quejas por la actitud de los medios de comunicación y de la clase política europea -y, sobre todo, la española- con relación a los métodos empleados por Rabat -disparos en Rostrogordo que causaron la muerte de seis subsaharianos, dispersión de inmigrantes por una zona semidesértica- para aliviar la presión migratoria. "No señalen con el dedo a los que trabajan para garantizar la seguridad de la UE", advirtió Fassi Fihri.

"Cuando nos volcamos hay algunos que formulan preguntas capciosas sobre otros aspectos" colaterales, se lamentó el ministro adjunto de Exteriores. "En España se echa con frecuencia la culpa al vecino inmediato", añadió. "Como marroquí me gustaría que esa frontera no existiese, pero sepan que no aprovechamos el fenómeno para ganar puntos" a favor de nuestra reivindicación, concluyó refiriéndose a los que sospechan que Rabat maniobra con los subsaharianos para ir arrebatando parcelas de soberanía. "No es una Marcha Verde con inmigrantes interpuestos".

El Rey conversa con Zapatero, durante el desfile de la Fiesta Nacional.
El Rey conversa con Zapatero, durante el desfile de la Fiesta Nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50