Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Músicos en concierto contra la malaria

Llegaron desde Indonesia, Malí, el Reino Unido, Francia, Bélgica, Costa de Marfil, Suecia o Brasil convocados por el senegalés Youssou N'Dour y la Organización Mundial de la Salud. El motivo de la cita fue doble: rendir homenaje al 60º aniversario de las Naciones Unidas y, sobre todo, unir fuerzas en la lucha contra la malaria, pandemia que afecta a más de 300 millones de personas en la mitad de los países del mundo y causa un millón de muertes anuales.

Para intentar paliar este drama, Ginebra acogió en la noche del sábado un macroconcierto que contó con la presencia de estrellas internacionales como Peter Gabriel, Gilberto Gil o Neneh Cherry, a los que se sumaron artistas de la escena africana como Rokia Traoré, el dúo de Malí Amadou & Mariam o la nueva estrella del reggae comprometido francófono: el cantante de Costa de Marfil Tiken Jah Fakoly. A ellos se unieron Stephan Eicher, el más notable rockero helvético, la indonesia Anggun o la belga Axelle Red. El concierto ha sido grabado por las cámaras de la televisión suiza para su posterior retransmisión a todos los rincones del mundo.

Uno de los momentos cumbre de la velada llegó al presentarse por sorpresa sobre el escenario el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan. Recibido con una inesperada ovación y jaleado por gritos de "Kofi, Kofi", el secretario general declaró ante un público entregado: "Vosotros sois las verdaderas naciones unidas, y no los burócratas en sus despachos". Annan afirmó también que "esta velada no es un evento único, sino el inicio de un movimiento global que debe acabar con el paludismo de aquí a 2010". Una serie de dúos, muchos de ellos inéditos, marcaron la noche. Y así Youssou N'Dour y Neneh Cherry reinterpretaron su éxito planetario 7 seconds antes de dar paso a la reunión del senegalés y Peter Gabriel, 20 años después del legendario disco So, del que interpretaron piezas emblemáticas como Don't give up o In your eyes. El fin de fiesta estuvo centrado en la figura del ministro de Cultura de Brasil. El gran Gilberto Gil cerró la noche a golpe de samba con el clásico Toda menina baiana.

El dinero de las entradas del concierto en Ginebra ha representado la adquisición de 50.000 mosquiteros destinados a prevenir el paludismo en África. Un comienzo modesto, pero esperanzador.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de octubre de 2005