LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

La Guardia Civil acusa a la policía marroquí de haber disparado contra los inmigrantes

La agencia de noticias oficial de Marruecos sostiene que los tiros los efectuó el instituto armado

Las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes se acusaron ayer extraoficialmente de haber abierto fuego para impedir que una avalancha de 600 inmigrantes subsaharianos entrara en Ceuta. Fuentes de la Guardia Civil aseguraron que la trayectoria de los impactos de bala que recibieron los dos inmigrantes que cayeron muertos en España avala que les dispararon por la espalda y desde Marruecos. Además, una caseta situada en Ceuta presenta siete impactos de bala en la fachada que da al país norteafricano. La única bala recogida en la zona no es del calibre usado por la Guardia Civil.

Más información

La Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía ya han efectuado sus respectivos informes internos sobre los sucesos de la madrugada de ayer. El de la policía ceutí indica que los agentes españoles "vieron" a miembros de la Gendarmería Real de Marruecos abrir fuego con armas largas contra los inmigrantes, e incluso explica que la integridad de los agentes españoles se vio comprometida.

El instituto armado, por su lado, asegura que las únicas armas que llevaron a la zona fueron fusiles de asalto Cetme con una ancha bocacha para disparar pelotas de goma. Éstas se tiran con cartuchos de proyección, sin bala, de los que han sido recogidos decenas en la zona de los incidentes. Además, cada agente lleva su propia arma corta. Cuando se produjo el relevo de los guardias actuantes por otros frescos, se repusieron las pelotas y los cartuchos de proyección, pero ni una sola bala, según aseguraron ayer fuentes de la investigación.

Los investigadores han interrogado a los oficiales y suboficiales al mando de la fuerza durante la avalancha, que han asegurado que "en ningún caso" ninguno de los agentes hizo fuego real, "ni siquiera con carácter disuasorio [al aire]". La investigación constata que no se ha recogido en la zona ninguna munición que no sea de proyección y que los guardias carecían de munición real.

Lo único que se ha recogido es proyectil plateado que, según un equipo de balística del instituto armado, desplazado desde Sevilla, no corresponde con la munición utilizada por la Guardia Civil ni la policía española. Las armas largas españolas son del calibre 5,56 milímetros, tipo OTAN, mientras que, normalmente, las fuerzas marroquíes usan el calibre 7,62.

A falta de las últimas determinaciones, los peritos aseguran que, si esa bala plateada hallada entre las dos vallas fronterizas hubiera sido disparada desde lado español, estaría achatada y deformada. Por lo tanto, apuntan a que fue disparada desde lejos, y desde lado marroquí. El informe subraya que una caseta de un transformador eléctrico sita en Ceuta presenta siete impactos de bala en la fachada que da a Marruecos.

Además, los informes de autopsia indican que uno de los fallecidos en España, el que quedó colgado de la verja, presentaba un disparo en el costado derecho, que, por su trayectoria, procede de Marruecos. El otro presenta un orificio de entrada en el glúteo derecho y de salida por la ingle izquierda. Ambas trayectorias, aseguran los investigadores, indican que se les disparó por la espalda, y, por tanto, desde territorio de Marruecos.

Las fuentes consultadas aseguran que uno de los fallecidos que permanece en el hospital de Tetuán presenta disparos de postas, es decir, un ramillete de perdigonazos, un tipo de munición que no se usa en las fuerzas españolas.

Sin embargo, la agencia oficial de noticias marroquí MAP, asegura que los cuerpos de los tres muertos que permanecen en el hospital de Tetuán, recibieron balazos del lado español. La información, que cita informaciones en el terreno y del hospital de Tetuán, asegura que "la Guardia Civil española disparó en dirección a los asaltantes, algunos de los cuales quedaron atrapados en los pinchos de la valla, lo que condujo a la muerte de cuatro inmigrantes ilegales. Otros 45 resultaron heridos. Dieciocho inmigrantes levemente heridos han sido devueltos a las autoridades marroquíes", anotó la MAP.

Un agente marroquí vigila la valla de la frontera con Ceuta donde se produjo la avalancha de inmigrantes.
Un agente marroquí vigila la valla de la frontera con Ceuta donde se produjo la avalancha de inmigrantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 29 de septiembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50