_
_
_
_
LA FINANCIACIÓN DE LAS COMUNIDADES

El Gobierno rechazará un Estatuto catalán con sistema de financiación propia

La Generalitat trabaja con una fórmula que dé primacía al texto autonómico sobre la LOFCA

El Gobierno rechazó ayer la propuesta de "blindar" la financiación de Cataluña en la reforma del Estatuto, acordada la víspera por el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y el líder de CiU, Artur Mas, y aún no trasladada al futuro texto legal. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega recordó ayer que "los estatutos sólo podrán recoger principios generales sobre financiación" pues "el sistema detallado sólo puede fijarse en la ley correspondiente, cuya modificación requiere que se haga por todos y para todos en el Consejo de Política Fiscal y Financiera".

Más información
Carod propone cambiar leyes orgánicas "en paralelo" al Estatuto
El PSC insiste en que CiU debe ajustarse a la Constitución

Maragall y Mas anunciaron un principio de acuerdo sobre el "blindaje" de la financiación autonómica, que el líder de CiU sintetizó en la fórmula de "sacar a Cataluña de la LOFCA [Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas]". Con tal acuerdo se desbloqueaba el proceso de reforma del Estatuto y, supuestamente, se garantizaba el voto de CiU, imprescindible para aprobar el texto.

La vicepresidenta avisó ayer de que el Gobierno rechazará un estatuto que plantee una financiación propia para Cataluña. Fernández de la Vega precisó que "cualquier posible reforma de la financiación autonómica se hará en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que reúne a los ministros de Economía y Administraciones Públicas con los representantes de las comunidades autónomas, y no de forma bilateral entre el Gobierno y una comunidad concreta". "El Consejo de Política Fiscal y Financiera es el único organismo competente para fijar modificaciones de la LOFCA. Ésa ha sido y seguirá siendo la política del Gobierno en esta materia", añadió.

El Ejecutivo central advirtió también de que "si el Estatuto reformado de Cataluña incluye un sistema unilateral y blindado de financiación y supera los principios generales de la LOFCA, habría motivo suficiente para que fuera rechazado en las Cortes en la votación de admisión a trámite". No obstante, el Gobierno confía aún en que el Parlamento de Cataluña apruebe un texto que "se ajuste al texto constitucional y pueda ser negociado en las Cortes Generales".

Cláusula federal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Pero dos consejeros catalanes -Antoni Castells, de Economía, y Joan Saura, de Relaciones Institucionales- reiteraron ayer la voluntad del Gobierno catalán de adoptar una fórmula para blindar la financiación. Y fueron taxativos en sus declaraciones. Castells afirmó: "Hay base para poder establecer en el Estatuto alguna fórmula que diga que todo lo que hace referencia a la regulación de nuestra hacienda sólo esté sujeta a la Constitución (...) y que no sea objeto de modificación, limitación o recortada por parte de las leyes estatales". Saura, por su parte, apostilló: "Queremos incorporar el blindaje para evitar que el Estado pueda tomar decisiones de forma unilateral que modifiquen la financiación de Cataluña".

Fuentes del tripartito precisaron que este principio de blindaje no supondrá, como exige el líder de CiU Artur Mas, que Cataluña salga de la LOFCA y recuerdan que esta ley orgánica siempre se ha adaptado a los distintos modelos de financiación acordados en el Consejo de Política Fiscal. Además, señalan que la LOFCA, en su disposición final, obliga a la ley a "interpretarse armónicamente con las normas contenidas en los respectivos estatutos".

El redactado en el que trabaja el Gobierno catalán pasa por incluir una cláusula federal, es decir, que ante un conflicto entre la ley estatal y la autonómica siempre prime el principio de subsidiariedad o proximidad. Esa fórmula se utiliza en estados federales como Alemania. Las mismas fuentes recordaron que el Gobierno catalán siempre ha defendido un modelo de financiación generalizable y no específico para Cataluña como propugna CiU.

El presidente catalán, Pasqual Maragall, y el líder de ERC, Josep Lluís Carod, antes de su entrevista.
El presidente catalán, Pasqual Maragall, y el líder de ERC, Josep Lluís Carod, antes de su entrevista.MARCEL·LÍ SÁENZ

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_