Entrevista:Ricard Fornesa | Presidente de La Caixa | OPA SOBRE ENDESA

"La Caixa contribuye a enraizar la presencia de capital español en las empresas"

El presidente de La Caixa, Ricard Fornesa Ribó (Barcelona, noviembre de 1931), subraya que la estrategia de compras y el reforzamiento de la vocación industrial de la primera caja de ahorros de España es una política diseñada y aprobada antes de que el PSOE ganara las elecciones generales y de que el tripartito llegara a la Generalitat. En su despacho del edificio de la caja en Madrid asegura: "La política de compra de empresas va a continuar".

Pregunta. ¿Cuál es el objetivo de La Caixa con la OPA contra Endesa?

Respuesta. El papel de La Caixa es el de accionista de una sociedad que quiere impulsar su participación en otra compañía.

P. Pero se le acusa de actuar por connivencia política.

"Si ha habido coincidencia con la política industrial, me alegro, porque de ninguna manera La Caixa pretende trabajar de espaldas al Gobierno"
"Cuando una actividad tiene su sede en Barcelona, se dice que se catalaniza; pero cuando se dirige desde Madrid nadie dice que se madrileñiza"
Más información
Juan Rosell, consejero de la eléctrica, reclama que no se politice la operación
Madrid pide un informe sobre el efecto de la OPA en la competencia
Bruselas sólo analizará la oferta si se lo pide la autoridad española
Endesa estudia "todas las líneas de defensa" frente a Gas Natural

R. La historia resulta implacable, porque recuerda tus manifestaciones. Hace ya más de dos años que anuncié que la política de La Caixa era concentrar sus inversiones en sociedades principales donde tuviera influencia y capacidad de apoyar los proyectos de la propia sociedad. Por tanto, desde hace dos años, sin que nadie nos los haya dictado, estamos realizando este programa. También dijimos que si, en un momento dado, Gas Natural contemplaba la posibilidad de tener una presencia cualificada en el medio energético, nosotros la apoyaríamos porque nos parecía lógica. Lo dijimos en aquel momento. Ahora, algunas personas quieren mezclar situaciones políticas, coyunturas y eventos próximos con una actitud y un programa que estaba trazado de antemano. No se pueden tergiversar los hechos atribuyendo paternidades e influencias externas a algo decidido por La Caixa.

P. También se le tacha de brazo ejecutor del Gobierno para desbancar a presidentes de empresas nombrados por el PP.

R. En la política se utilizan argumentos que los que los ponen sobre la mesa probablemente no creen en ellos. Son conclusiones obtenidas en el momento sin examinar la historia anterior.Se habla de Repsol y no se dice que en numerosas ocasiones nos habíamos acercado a Alfonso Cortina [entonces presidente] manifestándole que éramos los primeros accionistas, que nos tuviera consideración como tal y que aumentara nuestro peso en el consejo. Teníamos menos consejeros que el BBVA con más del doble de acciones, y se rechazó nuestra petición. Nuestra intención no era excluir a Cortina, sino tener un peso específico en Repsol. Los hechos han demostrado que permanece nuestra consideración a Cortina, ya que se ha incorporado al grupo de La Caixa. E insisto en que nuestro programa es anterior al Gobierno del PSOE. Si ha habido coincidencia con la política industrial, me alegro, porque de ninguna manera La Caixa pretende trabajar de espaldas al Gobierno.

P. ¿Algunos alertan de que el objetivo es catalanizar Endesa?

R. Es curioso, cuando una actividad tiene su sede en Barcelona, se dice que se catalaniza; pero cuando la operación se dirige desde Madrid nadie dice que se madrileñiza. Entonces parece que la ubicación es un elemento superfluo. Una empresa puede estar en Sevilla, Zaragoza o Barcelona sin que ello incorpore ninguna significación política. Quiero insistir en la idea de que no se nos discrimine a los catalanes, no vaya a resultar que algunas actuaciones excluyentes vengan de fuera y no de nosotros.

P. Tras la toma de control de Repsol, llama la atención esta reforzada vocación industrial de La Caixa cuando la gran banca abandona el sector empresarial. ¿No cree que va a contrapelo?

R. Durante mucho tiempo los grandes protagonistas eran los bancos, que han decidido dejar de serlo porque han focalizado sus inversiones y su esfuerzo en el ámbito financiero. Y así han creado una red internacional que, en principio, la mayor parte de las cajas no posee. Nosotros, que estamos desarrollando nuestra expansión en España, hemos decidido tener participaciones industriales como antes los bancos. Muchas sociedades, incluida Iberdrola, han entendido que una manera de tener un accionariado estable era tener participaciones de cajas. La Caixa, con esta política, contribuye a enraizar la presencia de capital español en las empresas. Hacemos una aportación a la empresa española muy importante.

P. ¿El hecho de que usted sea un hombre de empresa contribuye a agudizar esta vocación industrial?

R. Es posible, pero para mí, ante todo, están los intereses de La Caixa. Recordemos sus numerosas participaciones industriales. Había que reorganizarlas, pero la idea de vocación industrial ya existía y la mayor parte de las participaciones estaban. Lo que se pretende es potenciarlas y, en algunos casos, concentrarlas; pero siempre partiendo de la base de que estamos colaborando en el sostenimiento de la presencia de capital español en la empresa española.

P. ¿Invertir en energía tiene un factor estratégico añadido?

R. La estrategia, efectivamente, consiste en concentrar nuestra presencia en el ámbito de las infraestructuras y servicios públicos. Es un tema de interés general y, por otra parte, económicamente tiene permanencia y estabilidad con inversiones de garantía y solvencia.

P. Gas Natural ha intentado varias veces hacerse con el control de una gran compañía eléctrica. ¿Qué diferencia hay entre esta OPA sobre Endesa y las operaciones fallidas anteriores?

R. Hay cambios sustanciales con respecto a los anteriores intentos, tanto en el mercado de las empresas eléctricas como en la propia compañía objeto de la OPA. Las similitudes son escasas, pero, efectivamente existe una razón de origen similar.

P. ¿Qué desencadenó la OPA?

R. Gas Natural lleva tiempo pensando que la opción de expansión más lógica era la electricidad. La manera de hacerlo de forma directa y eficaz es la compra de otra empresa.

P. ¿Desde cuándo llevaban gestando en silencio la OPA?

R. Desde hace mes y medio, y lo sorprendente es que la noticia se guardó con absoluta confidencialidad hasta el día en que iba a ser anunciada. La CNMV intervino debido a las distorsiones en la Bolsa.

P. ¿Por qué se optó por una OPA hostil?

R. Es Gas Natural quien tiene que explicarlo, pero tuvo que ser no amistosa, porque lo que se pretende, que es la absorción prácticamente íntegra de otra compañía, es difícilmente negociable. Se hizo así no por la ausencia de un deseo de crear una base de negociación con los interesados, que desde luego merecen consideración y respeto. La decisión, en cualquier caso, es de la propia Gas Natural. Quien ha llevado a cabo la OPA es su presidente, Salvador Gabarró, con la colaboración del consejero delegado, Rafael Villaseca. Pero la idea, la estrategia, el análisis de la operación y la mayor parte de las aproximaciones se deben a Antonio Brufau, presidente de Repsol. A mí sólo me corresponde definir la posición y la actitud de La Caixa.

P. ¿Cabe pensar que, a lo mejor, en contactos anteriores, Endesa se resistiera?

R. No, no ha existido esa propuesta anteriormente. En otras ocasiones se había hablado con Endesa, como ha salido en la prensa, de posibilidades de hacer algo conjuntamente. Pero en ningún caso ese objetivo había cristalizado.

P. ¿El presidente de La Caixa ha hablado con el de Endesa, Manuel Pizarro?

R. En ese último mes y medio, no.

P. ¿Antes sí se había tanteado este tema?

R. En otras ocasiones, habíamos hablado de hacer algo conjuntamente. Hemos mantenido una relación cordial y positiva.

P. ¿Y no cree que el presidente de Endesa ha decidido encastillarse con el apoyo de Caja Madrid y de la Comunidad de Madrid?

R. No puedo opinar por ellos, pero creo que la disposición de Endesa y la participación de Caja Madrid son dos aspectos diferentes. También es lógico que Endesa quiera mantener su independencia y su personalidad sin aceptar intromisiones de este tipo. Me parece legítimo.

P. ¿Hay posibilidades de que la compra sea al final amistosa?

R. Una OPA inicia un proceso de negociaciones largo y, por tanto, abre todas las posibilidades.

P. ¿Las compras no se van a parar aquí o Endesa marca un punto de inflexión?

R. Nuestra estrategia es invertir en el sector industrial español. Por consiguiente, en el próximo futuro es posible que se insista en alguna operación que esté dentro de ese ámbito. Nuestra estrategia industrial continúa.

P. ¿La expansión incluye el ámbito internacional, especialmente Latinoamérica?

R. En este momento, nuestro plan estratégico es la expansión en España. Lo que no implica desconsideración al ámbito internacional. Significa, exclusivamente, que no se ha analizado lo suficiente.

P. ¿El riesgo de la compra de Endesa puede afectar a La Caixa?

R. Está absolutamente calculado que la imputación a recursos propios de los riesgos que supone está operación está admitida por la normativa vigente. Continuamos con unos coeficientes de garantía netamente superiores a los exigidos después de tales imputaciones.

P. ¿La expansión financiera de la caja va a disminuir?

R. Abríamos 100 oficinas al año, y este año vamos a abrir 200.

P. La rivalidad financiera pasa también por las empresas que adquieren. ¿Es posible que la pelea por Endesa desemboque en conflicto con Caja Madrid?

R. Me puse en contacto con Miguel Blesa y sigo abierto a cualquier género de colaboración. Para nosotros sería deseable y conveniente una presencia más amplia de Caja Madrid. Por ejemplo, se acaba de hacer una operación en una filial del grupo Agbar con presencia de Caja Madrid y Unión Fenosa, y estamos encantados. La presencia de Caja Madrid nos parece realmente interesante.

P. Llama la atención el papel de Iberdrola en la operación.

R. Entendemos que era el socio lógico en una inevitable distribución de activos.

P. ¿Va a aumentar La Caixa su participación en Gas Natural?

R. Existe una disposición inicial.

P. ¿Hay algún proyecto de compra en el campo financiero?

R. La posición es estable, y no hay ningún programa en este sentido.

P. Su mandato acaba el año que viene, ¿es posible contemplar una prórroga?

R. En este momento, no.

P. Pero al ritmo que lleva, usted necesita una gran operación para el año viene, porque no va a ser un año vacío...

R. (Risas).

P. ¿En el caso de que se cumpla la salida, la continuidad está garantizada?

R. Hay gente de sobra con capacidad y reconocidas condiciones para ocupar el cargo. Corresponde al consejo decidirlo, y siempre ha sido así. Éste ha sido uno de los elementos más demostrativos de la ausencia de influencia política. En ocasiones ha habido intenciones de intervencionismo y ha sido el consejo de la caja el que ha tomado las decisiones.

P. Pero antes había dos directores generales y ahora, tras la marcha de Brufau a Repsol, hay sólo uno, Isidro Fainé.

R. Desde luego, Fainé tiene condiciones suficientes. Reúne capacidad, experiencia, dedicación y eficacia, pero no me corresponde a mí decidirlo. Además, Brufau está en Repsol, pero mantiene lazos y colaboración importante con nosotros.

P. ¿El Banco de España debe controlar más a bancos y cajas por el riesgo que asumen en los créditos concedidos?

R. El Banco de España siempre ha hecho el papel de aleccionador del sistema financiero y de garantizar la solvencia, y me parece normal que lo haga.

P. ¿La Caixa puede comprar alguna caja catalana?

R. Puede fusionarse, pero no comprar. Todas están muy sanas, y lo normal es que quieran continuar su trayectoria independiente. No considero planteable una operación de fusión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS