_
_
_
_

Un promotor inmobiliario de Cádiz vende viviendas que están en fase de expropiación

Las tres parejas de jóvenes que compraron para rehabilitar el edificio se sienten estafadas

El sueño de tres jóvenes parejas de comprarse su primer piso en Cádiz se ha tornado en pesadilla. Tras adquirir sus viviendas a través de una inmobiliaria en el número 28 de la calle Sopranis, ubicada en el barrio de Santa María, en el casco antiguo de la capital gaditana, se enteraron que la delegación de Urbanismo del Ayuntamiento de Cádiz tiene abierto desde hace tiempo un expediente de expropiación del inmueble porque su propietario no atendió a reiterados requerimientos de ornato y de seguridad ante el mal estado de conservación del edificio.

Se da el agravante de que el propietario que enajenó estas viviendas es Juan Hidalgo Pecino, un promotor inmobiliario muy conocido entre las asociaciones de vecinos de Cádiz, que fue, junto con otro empresario, el primero en firmar con los dirigentes vecinales el Código Ético contra los Asustaviejas.

Hace apenas dos meses, Juan Hidalgo Pecino plasmó su firma en un documento ciudadano con el que las asociaciones de vecinos quieren acabar con los asustaviejas, aquellos especuladores inmobiliarios que emplean métodos como el chantaje o la amenaza para desalojar viviendas con rentas antiguas ocupadas habitualmente por personas mayores para poder alquilarlas a mayor precio o vender las fincas.

Un mes antes de suscribir este pacto con las asociaciones vecinales, este promotor, que había adquirido el inmueble con anterioridad, vendió tres pisos a sus nuevos propietarios. Uno de los afectados es Manolo Romero que, junto con las otras dos parejas, denunciaron su situación particular al teniente alcalde delegado de Hacienda, José Loaiza. Le comunicaron que solicitaron una nota simple en el Registro de la Propiedad para comprobar si los pisos tenían cargas o aguardaban algún asunto judicial. Este documento no les mostró nada que les hiciera sospechar la desagradable sorpresa que se llevarían después.

Los tres nuevos propietarios, que no se conocían entre sí, decidieron constituir una comunidad de propietarios para solicitar una subvención a la Oficina de Rehabilitación de Viviendas de la Consejería de Obras Públicas y Transportes y así ejecutar una amplia reforma en el inmueble. La Junta y el Ayuntamiento de Cádiz les comunicaron que sobre este inmueble pesaba un expediente de expropiación por las "nefastas" condiciones de habitabilidad que presenta. Una de las inquilinas de este inmueble, Manuela Delgado, describió ayer el "lamentable" estado del inmueble que ha denunciado en reiteradas ocasiones sin que el propietario acometiese obras de mejora, lo que motivó el inicio del expediente de expropiación. "Hay grietas en el techo y en las paredes. Las paredes están rotas y las escaleras que van a la azotea pueden caerse en cualquier momento. Además, el desagüe del water no traga el agua", lamentó esta vecina.

Tras conocer personalmente este caso, el concejal de Urbanismo, José Loaiza, declaró que el Ayuntamiento buscará la solución más adecuada para "no perjudicar" a las personas que han sido engañadas. Con todo, dijo que el proceso de expropiación seguirá adelante para que se ejecuten las necesarias obras de arreglo, al tiempo que aseguró que el consistorio estudiará si el promotor actuó de mala fe en un caso que, según detalló, "es la primera vez que se plantea de manera tan clara". Asimismo, el responsable de Urbanismo de Cádiz conminó a los ciudadanos que adquieran una vivienda en adelante que acudan además de al Registro de la Propiedad, al Ayuntamiento gaditano para comprobar en que condiciones está la finca donde adquieren el piso.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Las tres parejas afectadas han recibido también el apoyo de la Asociación de vecinos del barrio de Santa María y están estudiando emprender acciones legales si no se resuelve la situación. Las principales asociaciones vecinales del casco antiguo consideran que el promotor Juan Hidalgo Pecino ha incumplido el Código Ético que firmó para luchar contra los asustaviejas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_