Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pérdidas de miles de millones de euros por las prácticas ilegales

A juzgar por las revelaciones de los últimos meses, parece que el sector más corrupto de la economía alemana es el del motor. Sin embargo, el más propenso al abuso es el de la construcción, con más del 40% de los casos, según la policía criminal alemana. Le sigue el sector servicios, con el 15%, mientras que el mayor aumento lo ha registrado recientemente el área de la salud: médicos, seguros de salud y laboratorios farmacéuticos.

Esta estadística es sólo orientativa, ya que la policía sólo puede contabilizar los casos denunciados o que han salido a la luz, que se cree que no superan el 5% del total. Nadie sabe tampoco cuánto le cuesta la corrupción a la economía alemana. Hay estimaciones de que sólo en la construcción se pierden anualmente 5.000 millones de euros. El fiscal general de Francfort y coautor del libro de Bannenberg, Wolfgang Schaupensteiner, sitúa las pérdidas en 350.000 millones anuales.

Pero la criminóloga Britta Bannenberg va más allá: la corrupción, dice, "atenta contra los valores básicos del Estado de derecho social y democrático, pone en peligro la moral empresarial y las bases de la economía de mercado, daña la ética profesional policial, destruye puestos de trabajo, provoca alzas excesivas en los precios y endeudamiento estatal, bloquea el desarrollo y la innovación, propicia la economía sumergida y degenera la moral política".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de agosto de 2005