Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LONDRES GANA LA GRAN BATALLA OLÍMPICA DE 2012

Madrid no se rinde

El alcalde y la oposición acuerdan mantener la carrera y todas las medidas comprometidas por la candidatura

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, anunció ayer que la capital española volverá a ser candidata a organizar unos Juegos Olímpicos, aunque aún tendrá que decidir si optará a los de 2016 o a los de 2020. A la vez, el alcalde se comprometió solemnemente a terminar todas las infraestructuras olímpicas iniciadas y a que la derrota de Singapur no afecte a las posibilidades actuales de construir el resto. "No se edificará en el suelo reservado a la Villa Olímpica" ni se realizará en el estadio de La Peineta "ninguna actuación" que impida su uso como tal en el futuro.

El compromiso no es sólo un anuncio del actual alcalde y de su partido (el PP), sino que está respaldado y rubricado por la oposición (PSOE e IU), según se ocuparon de resaltar las portavoces municipales de ambos partidos (la socialista Trinidad Jiménez e Inés Sabanés, de IU).

"Hoy el COI ha certificado que Madrid es una ciudad en condiciones de celebrar unos Juegos. Este camino que hemos iniciado lo vamos a culminar, y Madrid será una ciudad que albergue unos Juegos Olímpicos", proclamó Gallardón. Éste no precisó cuándo volverá la capital española a competir. No lo hizo porque el hecho de que Londres sea la que organice los Juegos de 2012 hace que Madrid no pueda concurrir a los previstos cuatro años después teniendo en cuenta la regla no escrita de que no sea un mismo continente el escenario de dos ediciones consecutivas. De no haber sido así, Gallardón dejó claro lo que habría ocurrido: "Hoy mismo hubiese anunciado que presentábamos la candidatura para 2016". Este hecho obliga, pues, a que la batalla tenga que demorarse previsiblemente hasta 2020.

Reserva de suelo

Después de que el alcalde hiciese patente su voluntad de conservar el espíritu olímpico y mantener las reservas de suelo previstas, las concejales Trinidad Jiménez e Inés Sabanés remacharon esta voluntad del Consistorio.

Jiménez, que dijo sentirse a la vez "decepcionada" y "muy orgullosa del papel que ha jugado Madrid", anunció: "Tenemos que seguir adelante con el proyecto. Si Madrid estaba preparada para ganar hoy, lo seguirá estando en el futuro. Nosotros no somos de los que abandonamos fácilmente. Es una carrera de fondo y sabemos que lo podemos conseguir".

Sabanés opinó también que "merece la pena seguir trabajando" por que Madrid organice en el futuro unos Juegos Olímpicos y secundó el compromiso del alcalde de no tomar decisiones que puedan interferir en ese empeño, como sería permitir la construcción en los terrenos reservados para la Villa Olímpica. "Debemos preservar la capacidad y la posibilidad de llevar adelante un proceso de transformación de la ciudad", dijo Sabanés, quien recordó que el acuerdo de todos los partidos supone "un compromiso en el reequilibrio medioambiental y la transformación social de la ciudad".

Tras la decepción, el alcalde no quiso hablar de su futuro político. Se limitó a asegurar que ahora tiene "más ganas de hacer más cosas, de trabajar más y mejor por una ciudad como Madrid".

El regidor dijo que comparte con los madrileños "la tristeza y la decepción", pero subrayó "la consideración y el reconocimiento de sus posibilidades que ha conseguido la candidatura de Madrid". "Madrid no ha perdido nada; no ha ganado la responsabilidad de los Juegos, pero ha ganado y no ha perdido nada", dijo el alcalde. Éste añadió que "en esta confrontación con las grandes ciudades de las grandes naciones del mundo la dignidad de Madrid nos tiene que hacer estar muy orgullosos".

"La generosidad de la Reina con nosotros ha sido inmensa, ha venido a comprometerse con el proyecto, a estar codo con codo con nosotros buscando convencer a los miembros del COI de las ventajas de votar a Madrid", concluyó el alcalde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de julio de 2005