Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES GALLEGAS | La batalla por el voto

Quintana opone su defensa de la igualdad al "supermachismo" de Fraga

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) es la única fuerza política que presenta en las elecciones del próximo día 19 listas cremallera; es decir, mujeres y hombres se alternan sucesivamente en sus candidaturas al Parlamento de Galicia. Esto fue esgrimido ayer por su candidato a la presidencia de la Xunta, Anxo Quintana, para avalar su "credibilidad" como defensor de la igualdad de género, en contraposición a la política desplegada por el PP en sus cuatro legislaturas de gobierno. "La Supergalicia que nos quiere vender Fraga es la del supermachismo", recriminó en un acto con mujeres nacionalistas.

Quintana arrancó su intervención ante más de 200 mujeres del BNG, reunidas en un hotel de Santiago bajo el lema Un país novo para as mulleres [Un país nuevo para las mujeres], con un guiño: "Dicen que detrás de cada hombre inteligente hay una mujer sorprendida. Nos lo hemos ganado". Y siguió, ya sin bromas, desmenuzando los compromisos del programa nacionalista en materia de igualdad, que se sustentan sobre el refuerzo de las políticas sociales y "menos cemento inútil", la lucha contra "el machismo laboral" -recordó que en Galicia las mujeres cobran hasta un 40% menos que los hombres y sufren mayor precariedad- y el combate "sin cuartel" contra la violencia hacia las mujeres.

Gobierno paritario

La elaboración de listas cremallera fue utilizada por Anxo Quintana para presentarse como "el presidente de la igualdad" y para pedir confianza en su compromiso. "Hicimos listas paritarias y habrá Gobierno paritario", aseguró el candidato nacionalista, que propone crear en la Xunta una Vicepresidencia de Igualdad que se encargue de coordinar todas las políticas de género. "Nos vendría muy bien feminizar la vida pública gallega", comentó.

Como medidas concretas, el portavoz nacional del BNG citó, entre otras, la creación de un salario de 600 euros al mes durante un año para ayudar a las víctimas de la violencia machista a "reconducir su vida y su futuro"; la extensión a todas las mujeres con hijos menores de tres años de una ayuda mensual de 150 euros y la creación de 20.000 plazas en guarderías y de otras tantas en residencias de la tercera edad para aliviar a las mujeres de las cargas familiares.

La referencia más crítica al desastre del Prestige del candidato del Bloque se produjo por la tarde en Ribeira (A Coruña), una localidad que sufrió los efectos de la marea negra de 2002 con crudeza. En un mitin celebrado en la lonja pesquera, al que acudieron alrededor de 400 personas, Quintana recordó a los marineros que pelearon contra el fuel pero también contra los estragos ambientales de vertidos anteriores, originados por el Mar Egeo y Casón, entre otros. El repaso a los episodios de contaminación, ocurridos bajo el mandato de distintos Gobiernos (UCD, PSOE y PP) animó a Quintana a reclamar "menos política mirando hacia Madrid y más política para que Madrid mire hacia nosotros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 2005