Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES GALLEGAS | La batalla por el voto

Zapatero arremete en Galicia contra quienes "roban votos"

Touriño pide al presidente de la Xunta que se retire "con dignidad"

José Luis Rodríguez Zapatero consiguió ayer poner en pie a 5.000 personas en Vigo que, recordando las protestas del Prestige, gritaban con el presidente "Nunca máis". Pero no se referían al petrolero, sino al caciquismo, a los políticos que como José Luis Baltar, presidente del PP en Ourense, llaman a los suyos a "robar votos a quien sea". "Los votos no se roban, se merecen", clamó el presidente del Gobierno y líder del PSOE.

Además pidió a los gallegos que no confíen en quienes, como el PP, meten miedo a la gente y preguntó en voz alta: "¿Qué ha hecho la Xunta con esos miles de millones que han llegado de Europa?", porque la comunidad sigue atrasada.

Zapatero apareció ayer por primera vez en la campaña gallega, y entró a criticar al PP. Tal vez arrastrado por un ambiente muy animado en un abarrotado pabellón As Travesas de Vigo, también se apuntó a ese ataque Emilio Pérez Touriño, el candidato socialista a la Xunta, que el día anterior había prometido no hablar del PP. "Voy a hacer una excepción", reconoció, "cada amenaza, cada insulto de Fraga es un argumento de cambio. A mí no me gusta ver al presidente de la Xunta como un exaltado. Tiene que recuperar la serenidad. Hay que saber ganar y perder, y esta vez toca perder. Por respeto a su país y a sí mismo, debería retirarse con dignidad y sin insultos. Por eso, el 19 de junio le diremos gracias y adiós", gritó Touriño, aplaudido ayer con entusiasmo.

Pero fue Zapatero el que lanzó las pullas más directas, contra el PP gallego y contra Rajoy. "Quiero decir a ese dirigente [por José Luis Baltar] y a Rajoy que permite" que se hable de robo de votos, "que la España en la que se robaban los votos está en la historia, en el atraso. Los gallegos de hoy saben bien que el voto se pide, se gana, se merece pero no se roba. Lo que nos diferencia de ser súbditos a ciudadanos es el voto, dar el voto a quien os respeta y no a quien os desprecia. Decirles a los señores del PP que el voto ni se compra, ni se vende, ni se roba", pidió a los 5.000 militantes y simpatizantes.

Tanto Touriño como Zapatero tuvieron mensajes para ganarse al electorado de Vigo, la mayor ciudad de Galicia. La movilización del voto urbano y sobre todo joven es clave en la estrategia socialista. Touriño anunció que, por primera vez en la historia de Galicia, si gobierna trasladará la Consellería de Pesca a Vigo. Además prometió que hará todo lo posible por eliminar el peaje del puente de Rande, la única forma de atravesar la ría. Zapatero ofreció el apoyo del Gobierno para ese intento.

El presidente del Gobierno hizo un repaso de la situación política y económica gallega, y llegó a la conclusión de que el PP tiene que explicar su gestión. "Que expliquen por qué Galicia tiene la tasa de natalidad más baja de Europa. Siendo Galicia la región que más dinero ha recibido de Europa, ¿cómo es posible que no haya crecido en todos estos años? Que explique qué ha hecho con esos miles y miles de millones que han llegado a Galicia", exigió el jefe del Ejecutivo que, dentro de dos semanas, precisamente en la jornada de reflexión gallega, tendrá que negociar la reducción de lo que España recibe por los fondos de cohesión.

El presidente tiene otros dos mítines en la campaña gallega. Touriño presenta como un eje de su discurso el hecho de contar con el apoyo de Zapatero, señala que quiere un cambio en Galicia como el que hubo en España el año pasado, e incluso copia parte del discurso del presidente. Pero también ha querido hacer una campaña muy centrada en Galicia. No ha habido, de momento, un desembarco de ministros. Y el propio Zapatero ayer centró su discurso en Galicia evitando, salvo una mención a la manifestación del sábado, referencias a la política nacional. El PSOE sí apoya al PSdeG con dinero y capital humano, especialmente en comunicación y asesores, y eso se nota, pero está convencido de que es mejor hacer una campaña galleguista y que la estrategia del PP, con una presencia de Rajoy casi mayor a la de Fraga, es un error.

"Fraga se arruga"

Los socialistas piensan presionar todos los días a Manuel Fraga para que acepte finalmente debatir en la televisión con Emilio Pérez Touriño. "Fraga dice que no se arruga ni tiene arrugas. Pero sí que se arruga cuando no quiere debatir conmigo", clamó ayer el candidato gallego tratando de herir el orgullo de su rival. "No es capaz de debatir, de afrontar ese debate cara a cara. Porque no puede explicar su posición en la guerra, en el Prestige, ni puede explicar que su gestión generó emigración y el desempleo. Por eso no debate", concluyó.

El ministro de Defensa, José Bono, que también acudió ayer a Galicia a hacer campaña, se mostró convencido, en el mismo sentido, de que el PP "ya ha perdido las elecciones" gallegas porque su candidato "evoca pasado e historia, no futuro", aunque mostró su "respeto" por Fraga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 2005

Más información