Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ESTRATEGIA ANTITERRORISTA | La lucha contra el integrismo islamista

El PSOE acusa a Aznar de imprevisión y manipulación ante el atentado del 11-M

Las conclusiones de los socialistas culpan al anterior Gobierno de orquestar un engaño masivo

El Grupo Socialista entregará el próximo miércoles su propuesta de conclusiones a la comisión parlamentaria de investigación del 11-M, en la que señala que los atentados islamistas tuvieron lugar en el contexto de fallos importantes anteriores en la coordinación de la lucha contra el terrorismo internacional. Agrega que, tras los atentados, el Gobierno de José María Aznar manipuló y tergiversó la información que recibía de la policía incurriendo en un engaño masivo de los ciudadanos. Los socialistas incluyen en sus conclusiones propuestas para mejorar la lucha contra el terrorismo internacional.

Los diputados socialistas integrantes de la comisión de investigación se reunieron el pasado sábado y domingo en Málaga, donde un grupo más reducido terminará hoy de redactar el proyecto de conclusiones. El plazo para la presentación de las propuestas vence el próximo miércoles y los socialistas esperan consensuar el texto final, que será sometido a votación en la comisión el próximo día 22. Ocho días más tarde, el texto será votado en el pleno del Congreso, último de este periodo de sesiones.

"Tres aspectos resultan claros en el informe de conclusiones socialista", manifestó ayer a EL PAÍS el portavoz socialista en la comisión, Álvaro Cuesta. "Los únicos culpables del atentado son los terroristas. Pero esto no exime de ver qué falló en la acción del Gobierno. Nuestro diagnóstico advierte importantes errores y disfunciones en la lucha contra el terrorismo internacional antes de la masacre y que expresan una clara imprevisión de los altos cargos del Gobierno de Aznar. A esa imprevisión se añade que, durante la gestión de la crisis, entre el 11 y el 14 de marzo, el Gobierno manipuló y tergiversó los datos policiales pensando más en el 14-M que en el 11-M. Es decir, en las elecciones generales", explicó Cuesta. "Es esto lo que llamamos un engaño masivo sobre la presunta autoría de ETA, cuando la única pista realmente existente en aquellos momentos era la del terrorismo islamista", añadió.

Tratamiento a las víctimas

"Vamos a proponer medidas concretas para superar aquellos fallos operativos, y para dar un tratamiento especial a las víctimas", explicó el portavoz socialista en la comisión del 11-M.

El texto redactado por los comisionados socialistas divide en tres capítulos las conclusiones: la etapa anterior a los atentados; los ataques terroristas islamistas; y la reacción institucional, mediática y ciudadana. Y por último, se retoman las conclusiones aprobadas por todos los partidos, excepto el partido Popular, con motivo del primer aniversario del atentado del 11-M en relación a las medidas a adoptar para superar los fallos que han quedado patentes en la investigación de los atentados.

El informe señala que varios de los terroristas que intervinieron en los atentados habían sido objeto de seguimiento, desde mucho antes del 11-M, por parte de instancias policiales y judiciales, ya que estaban implicados en sumarios de la Audiencia Nacional. También explica que algunos de los implicados mantenían relación cercana con procesados y condenados en Marruecos por el atentado de Casablanca, perpetrado en mayo de 2003.

El documento no llega a plantear la posibilidad de que el atentado se podía haber evitado, pero sí precisa que si las investigaciones hubieran sido analizadas colectivamente, lo que exigía una importante labor de coordinación y un rechazo de los compartimentos estancos, hubieran sido de gran utilidad para profundizar en el entramado delictivo de los potenciales autores del 11-M.

El informe cruza toda la información procedente de la comparecencia de los máximos responsables de la investigación del 11-M ante la comisión de investigación con los datos del sumario que instruye el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo. Según los socialistas, existe un desfase entre los datos que Interior fue recibiendo y la versión que el Gobierno fue difundiendo.

El informe, tras el seguimiento de toda la secuencia desde la mañana del 11-M, señala que el Gobierno de Aznar deformó, manipuló y tergiversó la información de las fuentes policiales para evitar que los votantes extrajeran conclusiones que podían perjudicar los intereses electorales del PP, ya que una parte importante de la población podía relacionar la masacre con la guerra de Irak.

Los socialistas analizan, asimismo, otros dos aspectos de las jornadas que siguieron a la del atentado: la reacción ciudadana, a través de la masiva participación en las movilizaciones del día 12 y las concentraciones de la jornada siguiente; y la conducta de los medios de comunicación, en especial los de titularidad pública. La manifestación de Madrid, según el PSOE, fue convocada unilateralmente por el Gobierno de Aznar, sin reparar en ningún momento en la posibilidad de una acción conjunta de todos los partidos, incluyendo a la mayoría de los que no son firmantes del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. Los socialistas comprenden y justifican las manifestaciones populares del día 13 ante las sedes del PP por la política informativa del Gobierno, que fue percibida como sesgada durante las 48 horas posteriores al atentado. Señalan, además, que de las investigaciones judiciales ya archivadas no se desprende su convocatoria por parte de ninguna fuerza política.

El informe critica la entrevista del entonces candidato del PP, Mariano Rajoy, el 13 de marzo, en la que trasladó a los ciudadanos su "convicción moral" de que la autora del atentado del 11-M era ETA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 2005