Saura advierte de que no aceptará imposiciones en la línea de alta tensión transfronteriza

El presidente de ICV y consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, advirtió ayer al ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Montilla, que su formación no aceptará "ningún tipo de imposición" respecto al trazado de la línea eléctrica transfronteriza de alto voltaje procedente de Francia. El pasado sábado Montilla criticó al portavoz parlamentario de ICV Joan Boada y recordó que el trazado de la línea de 400.000 voltios es competencia de la Administración central y no del político de ICV. Boada dio por hecho el viernes que la línea de Bescanó (Gironès) estaba descartada y que para traer electricidad de Francia se reforzaría la línea ya existente entre Baixàs (Francia) y Vic, solución que cuenta con el visto bueno del tripartito que gobierna en la Generalitat.

Saura, que realizó estas manifestaciones durante la fiesta de ICV del Baix Llobregat, replicó que el Gobierno se equivocará "si toma una decisión en contra del pensamiento y de las decisiones del Gobierno catalán". Saura insistió en que cualquier decisión sobre el trazado de esta línea eléctrica requiere "diálogo", y añadió que el Gobierno catalán defiende un plan de la energía "innovador".

Por su parte, Salvador Milà, consejero de Medio Ambiente y Vivienda, también de ICV, terció también ayer en la polémica sobre la línea de alta tensión al manifestar que todavía no está claro "si tiene que haber interconexión" eléctrica entre Cataluña y Francia y, en el caso de ser necesaria, si ésta responde a una "cuestión de Estado, a la necesidad del gran mercado europeo" o a las "de suministro" de algunas zonas como Girona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de junio de 2005.

Lo más visto en...

Top 50