Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Guerra racista contra una juez

Un grupo neonazi, sospechoso de un doble asesinato en Chicago

La juez de Chicago Joan Humphrey Lefkow está bajo protección policial permanente, igual que el resto de su familia, pero la vigilancia de agentes locales y federales llega tarde para su marido y la madre de la juez. Ambos fueron asesinados el lunes por un desconocido que entró en su casa y les disparó en la cabeza. Todo apunta a una venganza dirigida por Matthew Hale, de 33 años, líder de un pequeño grupo racista, antisemita y neonazi, la llamada Iglesia Mundial del Creador. Hale, detenido y pendiente de sentencia, se autodenomina Pontifex Maximus del grupo, "uno de los que más rápido han crecido en EE UU en la última década", según la Liga contra la Difamación, asociación que defiende la libertad de expresión.

Joan Lefkow, de 61 años, llegó a su casa a las seis de la tarde del lunes y se encontró la terrible escena en el sótano. Allí estaban los cuerpos sin vida de su marido, el abogado Michael Lefkow, de 64 años, y su madre, Donna Humphrey, de 89, que vivía en Denver pero que estaba de visita. The Chicago Tribune, que ha reconstruido la escena con ayuda policial, cree que ambos fueron obligados a bajar al sótano y a tumbarse en el suelo. Las dos víctimas recibieron varios disparos. Según Asociated Press, las huellas encontradas en una ventana rota, por donde se cree que entró en la casa el asesino, pueden ayudar a localizarle.

Ninguna fuente quiere especular, pero el que suma dos y dos y cree que las coincidencias no existen dirige sus miradas hacia Matthew Hale. La Iglesia Mundial del Creador es un grupo particularmente violento, implicado en robos a bancos, actos criminales y agresiones. El 4 de julio de 1999, Benjamin Smith, uno de sus militantes, aprovechó la fiesta nacional de EE UU para salir a disparar "contra negros, judíos y asiáticos", según la información de aquel día: mató a dos personas e hirió a nueve en Illinois e Indiana, y se pegó un tiro cuando estaba rodeado por la policía. Hale le consideró "un mártir que dio su vida por nosotros".

Cuando los miembros de un grupo religioso de Oregón que había registrado previamente el nombre de la Iglesia Mundial del Creador empezaron a preocuparse de que la gente les relacionara con los extremistas violentos y asesinos de Matthew Hale, se querellaron para conseguir que se les prohibiera usarlo. La ironía del caso es que la juez Lefkow, que tiene un enorme prestigio, rechazó la demanda de Oregón. La iglesia recurrió y un tribunal le dio la razón. Pero el grupo de Matthew Hale se negó a aceptar el fallo. La juez se lo ordenó, y en vista de la desobediencia, le impuso una multa de 200.000 dólares (153.000 euros) por desacato.

Allí empezó una escalada en la que el siniestro Pontifex Maximus amenazó a Joan Lefkow; dijo que era una juez "corrupta y probablemente judía" y que la multa y la condena por desacato equivalían a "una declaración de guerra". Matthew Hale pidió al responsable de seguridad de la Iglesia Mundial del Creador la dirección de los Lefkow e incluso le pidió que les asesinara: pero el jefe de seguridad era un informante del FBI y grabó la conversación. Hale fue detenido en enero de 2003 y juzgado por instigación al asesinato y obstrucción a la justicia. Lefkow y su familia recibieron protección policial e instalaron cámaras y medidas de seguridad en la casa, incluidas rondas de coches patrulla, pero la juez prefirió mantenerse en el caso porque entendió que un magistrado "no puede dejarse intimidar".

Hale fue considerado culpable de instigación al asesinato en abril de 2004 y está previsto que reciba la sentencia dentro de un mes. Está detenido. En varias páginas web neonazis se informaba ayer del doble asesinato en Chicago. Al lado se podía leer "Rahowa", el acrónimo del grupo que viene de su lema, "guerra santa racial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de marzo de 2005