Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Esto no es normal

No es normal que unos atentados tan terribles como los que hace un año causaron 192 muertos susciten, en lugar de un sentimiento de unidad defensiva contra el riesgo de que se repitan, una interminable bronca que refleja la incapacidad de los partidos democráticos -e incluso de las asociaciones de víctimas- para ponerse de acuerdo sobre asuntos respecto a los que, por otra parte, dicen estar sustancialmente de acuerdo. Hay un cierto fracaso colectivo en todo esto.

La idea de adelantar una parte de las conclusiones de la comisión del 11-M a fin de presentar, en el primer aniversario de la matanza, unas recomendaciones consensuadas sobre seguridad y apoyo a las víctimas es compartida por siete de los ocho grupos de la Cámara. Sus portavoces lo explicaron ayer con argumentos comprensibles: después de tantos meses de investigación sería malo llegar al aniversario sin unas conclusiones mínimas compartidas. La razón aducida por el portavoz del PP, Martínez Pujalte, para no sumarse a ese consenso resultó confusa y más parecida a una excusa: que era mejor una declaración del Pleno del Congreso.

Ya está prevista una declaración del Congreso el día del aniversario, pero no se ve por qué habría de ser alternativa a la presentación de unas recomendaciones que es seguro que no diferirán de las que se incluyan en las conclusiones definitivas; y que, según el portavoz del PP, su partido comparte en gran medida.

Si, al mismo tiempo, un dictamen de los servicios jurídicos ha considerado viable, con ciertas garantías, separar las recomendaciones preliminares de las conclusiones, ¿qué dificultad real hay para que el PP se sume al acuerdo? Su única objeción entendible es que no se le invitó a participar en la elaboración de las recomendaciones aprobadas por los demás grupos. Seguramente fue un error no hacerlo, pero un error explicable teniendo en cuenta la oposición de entrada de ese partido a lo que llamaba "troceamiento de las conclusiones". Y, de todas formas, se le ha tenido al corriente de lo que se iba acordando, precisamente con la voluntad de limar aspectos en principio más difíciles de asumir por el PP.

La mayoría de la comisión acordó ayer darse un nuevo plazo, hasta el lunes, para la presentación de propuestas que permitan el consenso. La representante de la asociación de afectados, Pilar Manjón, lamentó ayer mismo que la lucha contra el terrorismo no sea "bandera de unidad" de los demócratas. No es normal que no lo sea, pero aún podría serlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de marzo de 2005