70.000 conductores al día circulan ya por el nuevo túnel de Cuatro Caminos

El Ayuntamiento calcula que 70.000 conductores utilizarán la nueva infraestructura cada día

La glorieta de Cuatro Caminos recuperó ayer su cara de 1969, al menos en lo esencial. Tras 16 meses de obras, el célebre y ruidoso scalextric construido hace 36 años ha desaparecido, y ayer fue inaugurado el doble túnel que lo sustituye: un paso inferior de casi medio kilómetro de largo y a 17 metros bajo tierra en su tramo más profundo. El nuevo túnel -ideado por el anterior alcalde, José María Álvarez del Manzano, y ejecutado por Alberto Ruiz-Gallardón- ha costado 22,1 millones al Ayuntamiento y 3,6 millones a la Comunidad. Pasa a escaso metro y medio por debajo de los andenes de la línea 1 de metro y a 20 metros por encima de la línea 6. Será utilizado por 70.000 conductores cada día, según los cálculos del Ayuntamiento.

Más información

El túnel de Cuatro Caminos se abrió al tráfico pocos minutos después del mediodía, tras sendos discursos de inauguración del alcalde y su concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, que se felicitaron de haber terminado la obra dentro del plazo previsto y prometieron que será así con todas las que quedan por inaugurar. El paso tiene dos bocas (de entrada y salida) en la avenida de la Reina Victoria y otras dos en la calle de Raimundo Fernández Villaverde; sin embargo, mientras duren los cortes de tráfico impuestos en esta última calle por el desmontaje del edificio Windsor, los vehículos que salgan del túnel -o en superficie- a Raimundo Fernández Villaverde tendrán que desviarse después por calles aledañas, sin poder acceder al paseo de la Castellana.

El túnel en sentido estricto mide sólo 320 metros, más los 220 metros que suman las rampas de acceso. En su tramo más profundo, justo bajo la glorieta, alcanza los 17 metros bajo tierra. En realidad se trata de dos túneles gemelos (uno por cada sentido), paralelos, con dos carriles cada uno y conectados por salidas de emergencia. La Concejalía de Urbanismo calcula que serán utilizados a diario por 70.000 conductores, los mismos que usaban el antiguo scalextric hasta hace un año, cuando fue demolido.

El subsuelo de Cuatro Caminos es una "maraña" de canalizaciones de agua, tuberías, cables, cocheras de metro y túneles, en palabras de los técnicos de Urbanismo. Eso ha obligado a incluir en el plan de obras un "sistema completo de seguridad para prever posibles movimientos o desplazamientos" de tierra, según explicó ayer la concejal Pilar Martínez.

El techo del nuevo paso inferior está casi tocando con el suelo del túnel de la línea 1 de metro (sólo 1,5 metros los separan), cuya bóveda, a su vez, se encuentra a apenas cuatro metros de la superficie que pisan los peatones. Por debajo del nuevo túnel -a unos veinte metros de él y a 45 de la superficie- están los andenes de la línea 6; y entre estas dos infraestructuras aún habrá que hacer sitio para un cuarto túnel: el de la ampliación de la línea 3 de metro, que pasará por aquí.

Esa obra está en el programa de la presidenta regional, Esperanza Aguirre. Por eso, para ir adelantando trabajo, los técnicos municipales que dirigían la construcción del túnel de Cuatro Caminos -encabezados por el director general de Infraestructuras del Ayuntamiento, Manuel Melis- han dejado un espacio ya horadado que, en su día, se convertirá en la futura estación de la línea 3. La Comunidad ha pagado los 3,6 millones de euros que ha costado esa variación del proyecto inicial.

"La noticia hoy es que los madrileños saben que las obras se acaban, y se acaban dentro de los plazos previstos", afirmó Ruiz-Gallardón ante un nutrido público de autoridades autonómicas y municipales, técnicos de Urbanismo, responsables de empresas constructoras, periodistas y vecinos, algunos de los cuales le pararon para decirle "gracias" por liberarlos del ruido del scalextric.

"Los mismos que hoy nos felicitaban son quienes han sufrido las obras durante 16 meses. Hemos eliminado la frontera que durante décadas dividió dos distritos: Tetuán y Chamberí, el Madrid proletario y el burgués", continuó el alcalde. Y agregó: "Madrid está sufriendo un proceso fabuloso de transformación. Sirva esto [el ejemplo de Cuatro Caminos] para que vayamos imaginando lo extraordinarias que van a ser otras obras, como la de la M-30 junto al Manzanares. Una obra que sería imposible hacer sin el apoyo de los ciudadanos". Esa obra es parte del proyecto de reforma de la M-30, un proyecto rechazado por PSOE e IU y, en algunos tramos como la zona norte, también por colectivos vecinales.

Al acto de inauguración del túnel asistieron, entre muchos otros, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y su consejera de Transportes, María Dolores de Cospedal; varios ediles y altos cargos del equipo de Ruiz-Gallardón; el ex alcalde José María Álvarez del Manzano, y Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de ACS (la empresa constructora adjudicataria de la obra junto a FCC).

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de marzo de 2005.

Lo más visto en...

Top 50