Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vázquez sella la alianza de Uruguay con los Gobiernos de izquierda de Suramérica

Lula, Kirchner y Chávez celebran una cumbre en Montevideo para acercar posiciones

El nuevo presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, puso en práctica ayer, en su primer día completo al frente del país, las promesas de apoyar la integración regional a la vez que se sumaba con hechos concretos a la alianza de Gobiernos de izquierda en Suramérica. En pocas horas firmó seis acuerdos internacionales con el venezolano Hugo Chávez, el argentino Néstor Kirchner y el brasileño Lula da Silva. Estos tres mandatarios mantuvieron además una reunión aparte simbolizando la existencia, al menos oficiosa, del eje Buenos Aires-Brasilia-Caracas.

En una Montevideo todavía bajo los efectos de las celebraciones del día anterior por la transmisión de poderes presidenciales, Vázquez firmó con Chávez el intercambio de petróleo venezolano por alimentos uruguayos, lo que supondrá un importante alivio para la balanza de pagos uruguaya. Se trata de algo fundamental para que el nuevo presidente pueda afrontar con garantías de éxito su plan de choque contra la pobreza, que afecta al 30% de la población. En este aspecto, ayer comenzó a aplicarse oficialmente el Plan de Atención Nacional de Emergencia Social, que prevé la asistencia con dinero en metálico y alimentos a las familias pobres.

Además, Vázquez se sumó por escrito a dos ideas de las que Chávez es uno de los máximos valedores: Petrosur y Telesur. La primera es un proyecto de empresa petrolífera transnacional para los países de América del Sur. "Venezuela lleva 100 años vendiendo siempre petróleo al norte y nunca al sur. Esto va a cambiar", destacó el mandatario venezolano. La segunda trata de la creación de un canal de televisión dedicado a las noticias 24 horas al día llamado Telesur, que vendría a ser una réplica a la estadounidense CNN, la cual, con dos canales -uno en español y otro en inglés- emite para todo el continente. "Queremos que sea una vía de expresión de nuestros problemas y nuestras temáticas", explicó el ministro de Educación uruguayo, Jorge Brovetto, quien confirmó que el Gobierno de Montevideo participará en la nueva sociedad con el 10% de la acciones.

Minutos más tarde, ingresaba en el Palacio de Gobierno el argentino Kirchner, con quien Vázquez suscribió un acuerdo de importante calado en materia de derechos humanos. En lo que supone la primera medida concreta en la investigación de los crímenes cometidos bajo la dictadura militar (1973-1985) Vázquez y Kirchner anunciaron su colaboración en las pesquisas para averiguar el paradero de los desaparecidos. Entre otras actuaciones, varios forenses uruguayos se desplazarán a Argentina para estudiar restos. Desde el lado argentino, el acuerdo es un importante paso para averiguar el paradero de la nuera del poeta argentino Juan Gelman.

Otro caso es el de Maria Claudia García: fue detenida en Buenos Aires en agosto de 1976, tenía 19 años y estaba embarazada de ocho meses y medio. Trasladada ilegalmente a Uruguay, tras dar a luz en Montevideo, fue asesinada. "Varias veces tratamos de saber la verdad en Uruguay y siempre se cerraban las puertas", destacó ayer el presidente argentino, quien puso a disposición de Vázquez "todos los documentos que podamos tener, todos los datos de los hermanos uruguayos desaparecidos".

Visita a Paysandú

La parte más complicada de la jornada vino a primera hora de la tarde, cuando Vázquez viajó acompañado del brasileño Lula hasta la localidad de Paysandú (al noroeste del país), donde ambos mandatarios inauguraron una planta cervecera que en el pasado le costó la popularidad a Lula en la región. Empresas brasileñas han comprado el 100% de las compañías cerveceras de Uruguay, y en Paysandú se vivieron numerosas protestas, con marcado carácter antibrasileño, cuando se anunció el desmantelamiento de la industria local. Finalmente, la empresa brasileña decidió construir una nueva factoría.

En su reunión de Montevideo, Lula, Kirchner y Chávez acordaron establecer una posición común ante los organismos financieros internacionales y apoyarse mutuamente a través de una compra mutua de títulos de deuda, según confirmó el ministro de Asuntos Exteriores argentino, Rafael Bielsa.

También trataron temas de desarrollo social y de colaboración energética. "Se trata de un paso muy importante, pero aún no hemos salido del infierno", declaró el presidente argentino en torno al éxito del canje de la deuda, hecho por el que fue felicitado por los mandatarios brasileño y venezolano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de marzo de 2005