Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mística del pintor Manuel Rivera entra en la abadía de Silos

Exposición de 13 telas metálicas y un libro

La carga espiritual del pintor Manuel Rivera (Granada, 1927-Madrid, 1995) forma parte desde ayer de la abadía del monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos), con la exposición de 13 telas metálicas de distintas épocas y el libro Himno de la creación del mundo, de 1969, que ilustra el Rigveda, libro sagrado de los vedas, del siglo XVI antes de Cristo. La muestra forma parte del programa de artistas contemporáneos, organizado por el Ministerio de Cultura, a través del Museo Nacional Reina Sofía, con la colaboración de la Cámara de Comercio e Industria de Burgos y la comunidad benedictina de Santo Domingo de Silos. Después de Rivera (hasta el 2 de mayo) se expondrán obras de Chillida, Millares, Savater, Muñoz y Franco.

En el décimo aniversario de la muerte de Rivera, sus hijas, Elena y Marisa, han preparado una exposición con piezas en su mayoría de la colección familiar para enseñar la parte más íntima del artista. Para la directora del Reina Sofía, Ana Martínez de Aguilar, Rivera, miembro fundador del grupo El Paso, es uno de los artistas más radicales del informalismo español, que a través de sus mallas y telas metálicas busca un "arte intemporal, que traspasa la realidad y se enfrenta al misterio".

Con fondo de canto gregoriano, la sala reformada de la abadía de Silos contagió de emoción las palabras del abad Clemente Serna, de Antonio Méndez, presidente de la Cámara, y de los familiares del pintor, su viuda, Mari, y sus hijas, Elena Rivera y Marisa Rivera, que han participado como comisarias. Han preferido destacar un aspecto inédito de las vertientes más conocidas del artista. En el montaje hay piezas dramáticas, en los espacios de concentración y las formas en tensión, y líricas, en geometrías de luz y colores, pero domina la "carga espiritual, la tensión hacia lo sublime, de un Rivera más místico, con una espiritualidad contenida en todo su trabajo". "Siempre buscaba la realidad última, el misterio que quería resolver. Era un hombre muy espiritual, muy inquieto".

Este fin de semana, el monasterio celebra unas jornadas de puertas abiertas para inaugurar el Museo de la Abadía, tras 10 años de reformas, con 30 piezas desde la época romana.

Por otra parte, María García Yelo sustituye a Kevin Power en la subdirección de Conservación del Museo Reina Sofía, y se reorganizará el Departamento de Colecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de marzo de 2005