Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE PARLAMENTARIO DEL 'PLAN IBARRETXE'

CiU afirma que no se puede rechazar "a quien viene a negociar sin armas"

El portavoz de Convergència i Unió, Josep Antoni Duran, pidió ayer al Gobierno que no rechace de plano el plan Ibarretxe y argumentó que se trata de una propuesta política realizada sin el apoyo de "las armas". "¿Cuántas veces hemos oído decir que con ETA no se puede negociar hasta que dejen las armas? Pues bien, hoy, ante nosotros, hay una propuesta política que no se formula desde la violencia, que no se formula con armas en las manos, y que quienes defienden esta propuesta política nunca han utilizado las armas, y también se dice que no al diálogo sobre esta propuesta política", aseguró Duran.

El portavoz de CiU transformó su apoyo a la tramitación en el Congreso del plan Ibarretxe en una defensa de la reforma del Estatuto catalán. Prácticamente todo su discurso estuvo centrado en pedir al Gobierno que trabaje para "convencer a los españoles de la necesidad de convivir con la existencia de diversas naciones" y respete además las reformas que vengan de Parlamentos autonómicos.

Como hicieron ayer los demás nacionalistas, Duran comenzó su discurso con unas palabras en euskera. Ante las protestas de algunos diputados del PP, el político catalán se enfadó: "Estoy hablando una lengua constitucional. Y lo hace una persona que respeta la Constitución", dijo para acallar las críticas. También sostuvo que CiU tiene "más legitimidad que nadie" para hablar de estas reformas porque "estuvo en el momento de redactar la Constitución". "No todos pueden decir lo mismo", dijo señalando a los bancos del PP.

Pidió en varias ocasiones que se entienda que "no se cuestiona la integridad territorial", ya que lo único que se está planteando es "el reconocimiento del Estado plurinacional". Aunque también quiso dejar claro que la "situación política y social" catalana y vasca no es comparable.

Duran concluyó con un poema de Salvador Espriu: "La verdad es como un espejo fragmentado y cada uno de nosotros tenemos un trocito distinto. Para recomponer esa verdad hay que recomponer los diversos trocitos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2005