Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE PARLAMENTARIO DEL 'PLAN IBARRETXE'

Rubalcaba propone reiniciar el proceso en Vitoria

Los socialistas rechazaron ayer el proyecto de los nacionalistas vascos, pero no fue un cerrojazo a cualquier reforma sino que pidieron al lehendakari, Juan José Ibarretxe, que "el proceso vuelva a empezar" en el Parlamento vasco, a la búsqueda de un marco compartido como ya lo fue el Estatuto de Gernika. Ésta fue la propuesta del PSOE expresada por el portavoz de su grupo parlamentario, Alfredo Pérez Rubalcaba, que desgranó las razones para este rechazo.

A decir de Rubalcaba, el proyecto es inconstitucional, hace tabla rasa del Estatuto de autonomía y supone una imposición a la mitad de la sociedad vasca. "Una propuesta votada por los violentos y rechazada por quienes la sufren no puede ser aprobada", sentenció Rubalcaba. En su segunda intervención este dirigente reconoció sin ambages que para los socialistas "lo primero es la democracia, y después la nación". Se mostró comprensivo con el ansia de los nacionalistas de modificar el marco estatutario, pero les informó de cuál es la preocupación de los socialistas: "Para nosotros, el principal problema es que nuestra gente viva en libertad".

La inconstitucionalidad del plan Ibarretxe fue largamente explicada por Rubalcaba, quien se detuvo en algunos aspectos, como "la inquietante" distinción entre la ciudadanía vasca y la nacionalidad vasca. "Usted plantea una relación amable con el Estado español; pero lo que dice no es nada amable, sino la separación y la ruptura unilateral del Estado constitucional autonómico", dijo dirigiéndose al lehendakari.

Después, Rubalcaba afirmó que este texto supone la ruptura del Estatuto de Gernika y añadió que, aunque los socialistas están dispuestos a su reforma, ésta debe empezar en el Parlamento vasco y con la colaboración de todos. "Para los socialistas, el Estatuto de Gernika es un proyecto de convivencia acordada y ahora se pretende sustituirlo por un marco sólo por y para los nacionalistas", se quejó.

Convivencia pacífica

El portavoz socialista avanzó que el proyecto de cambio podría ser bautizado como Plan para la convivencia pacífica en el País Vasco. "Los socialistas estaremos defendiendo la nacionalidad vasca autogobernada", señaló.

Y de la legitimidad de los socialistas para defender sin complejos el no a este proyecto habló el portavoz socialista. El PSOE ha estado siempre detrás de los estatutos de autonomía para el País Vasco y en la defensa de sus derechos, dijo. Desde el PSOE de Indalecio Prieto, al de Ramón Rubial, Txiki Benegas y Ramón Jáuregui, enumeró. Rubalcaba dirigió la mirada a Ibarretxe y, tras haber echado por tierra sin matices su proyecto, le aseguró que si quiere contar con los socialistas para la reforma del Estatuto, tendrá su trabajo leal. "Sepa que entre inmovilismo y ruptura, nosotros proponemos la reforma".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2005