Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los científicos avalan la propuesta de Bruselas de pescar menos anchoa

La población de esta especie se ha reducido hasta las 29.000 toneladas

Los científicos son los principales valedores de la llamada a la moderación en la pesca de anchoa que ha realizado la Comisión Europea esta misma semana. La propuesta de Bruselas de reducir en un 85% las capturas en el Golfo de Vizcaya, que ha causado un fuerte malestar en el sector pesquero del Cantábrico, se apoya en los estudios sobre la biomasa de anchoa realizados durante este otoño por un grupo de expertos. Estos investigadores calculan que la población total de esta especie pelágica está "muy mermada" y no llega a las 30.000 toneladas.

Los informes científicos dicen que "la población de anchoa ha caído de forma alarmante en las últimas cuatro décadas" en la costa cantábrica. A esta conclusión han llegado los investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO), de Azti y del laboratorio francés Ifremer tras evaluar conjuntamente el estado actual de la pesquería. Los resultados del estudio, asegura la investigadora Begoña Villamor, que trabaja en el Centro Oceanográfico de Santander, fueron elevados al Comité Asesor de Gestión de Pesquerías (ACFM), del Consejo Internacional para la Explotación del Mar (ICES), reunido en Copenhague del 7 al 15 de octubre pasado.

El principio de precaución que rige la gestión de las pesquerías obliga a las autoridades comunitarias a establecer un Total Admisible de Capturas (TAC) que garantice la conservación de la anchoa. A la vista de los estudios sobre la anchoa aportados por el IEO, Azti e Ifremer, que constatan una "mala situación" del stock de esta especie, la Comisión Europea ha propuesto reducir un 85% (de 33.000 toneladas a 5.000) las capturas en el Golfo de Vizcaya para el año 2005. La recomendación de los comisarios, que siempre contiene un acento proteccionista, deberá ser ratificada o modificada en el consejo de ministros de la UE que se celebrará el día 21 de este mes.

Las investigaciones sobre el estado de la pesquería, explica Villamor, revelan que en la actualidad la biomasa (población total) de anchoa es de 29.000 toneladas, una cifra que no alcanza los límites biológicos seguros para esta especie. Los factores medioambientales (fallos en el reclutamiento y en la capacidad reproductora) y la sobrepesca en años precedentes, apunta la investigadora, han podido resultar claves en el descenso de los recursos. No obstante, Villamor advierte de que la población de anchoa es "altamente variable" y podría experimentar una mejoría en los próximos cinco meses, cuando se inicie la costera para la flota de bajura.

Para corregir las fluctuaciones que experimenta la pesquería en este lapso de tiempo, y con la finalidad de afinar más las cuotas de pesca, los científicos aconsejan que "el TAC provisional y de precaución que se ofrece en estas fechas, pueda ser revisado al alza en abril-mayo del año que viene si la puesta y el reclutamiento han resultados exitosos" en ese periodo.

Villamor recuerda que en los años 60 se pescaban "hasta 60.000 toneladas" de anchoa porque en el mar "había alrededor de 200.000 toneladas". Entonces, agrega, "el área de pesca se extendía a todo el Cantábrico, y ahora se reduce a la esquina del Golfo de Vizcaya".

Los consejos conservacionistas de los científicos, en los que se ha basado Bruselas para proponer un duro recorte de las capturas, han sentado muy mal en el sector extractor. Los pescadores gallegos están "muy preocupados" con la orientación de la Comisión Europea, asegura su máximo representante, Evaristo Lareo. En Galicia, consideran que el recorte significa, en la práctica, "la prohibición de la pesca". El presidente de las Cofradías de Pescadores de Guipúzcoa, Jaime Tejedor, sostiene que rebajar las capturas hasta el 15% supone "poner en serio peligro la rentabilidad y la viabilidad para le mantenimiento de un barco". Además, considera que no es la primera vez que los científicos han errado en sus cálculos.

Villamor esgrime, en defensa de los investigadores, que los TAC propuesta se ajustan a la realidad y da datos: "En 2003 se pescaron menos de 10.000 toneladas [de anchoa] entre Francia y España. Y es año, hasta septiembre, las capturas no han llegado a 8.000 toneladas. Los pescadores son los primeros en darse cuenta de que no hay anchoa".

Por su parte, el consejero vasco de Agricultura y Pesca, Gonzalo Sáenz de Samaniego, ha solicitado reunirse con la ministra del ramo, Elena Espinosa, para "hacer efectiva la participación del Gobierno vasco en el consejo de ministros de la UE". Los pescadores del Cantábrico confían en que en esa reunión no salgan adelante las recomendaciones de la Comisión y se corrigan al alza las cuotas de pesca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de diciembre de 2004