OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

'Matar' Madrid

Cuando era niño en mi barrio de Las Ventas, jugaba a tirarme con cajas de cartón, a modo de trineo, por los terraplenes que marcaban los aledaños de lo que después sería la carretera de circunvalación M-30. Luego, a lavarme las piernas, antes de la regañina casera, iba al contiguo, impresionante, precioso e histórico parque de la Fuente del Berro.

Años más tarde, cuando ya me tiraba por "otros terraplenes", y precisamente para construir la M-30, amputaron seriamente zonas de ese lugar de ensueño.

Pues bien, por el mismo sitio que fue amputado entonces, quiere rematarlo ahora el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para convertir un lugar en el que ahora puede hacer gratis deporte todo el que quiera, en unas instalaciones donde podrán jugar al pádel unos pocos pagando.

¿Qué le ha hecho Madrid a este alcalde para este desenfreno en su juego al mecano a favor de constructores y en detrimento de la vida ciudadana?

Más bien habría que lamentar lo que no le estamos haciendo: no le estamos poniendo "las peras a cuarto", ni le estamos reclamando lo que nos pertenece; que es algo más que dejarle Madrid a sus anchas y pagarle impuestos a granel.

¡En fin! Desde lo único en que sospecho que coincido con este mayestático edil -el gusto por la música- me atrevo a darle un consejo, por si todavía se puede evitar otro exterminio ecológico: tome un reproductor portátil, siéntese bajo las ramas de cualquiera de los históricos árboles del maravilloso parque de la Fuente del Berro y escuche su música preferida.

Si después de eso, sigue prefiriendo "matar" Madrid de esta forma, seguro que ya no hay remedio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de diciembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50