Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plataforma en defensa del vial Cabanes-Oropesa reúne a cientos de manifestantes en su apoyo

Cientos de personas, entre ellos seis alcaldes del PP, se manifestaron ayer en Cabanes para exigir la ejecución de la carretera que ha de unir Cabanes y Oropesa, cuyo proyecto se encuentra inmerso en un proceso judicial. La construcción del vial, que linda con el paraje natural del Desert de Les Palmes, se inició hace cuatro años y ya en una ocasión estuvo paralizada por un juez, ante la posible comisión de un presunto delito contra el medio ambiente. La orden de paralización, dictada en 2002, se levantó porque, según el auto judicial, el delito denunciado por el Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales (Gecen) aún no se había cometido. La Generalitat retomó las obras que, actualmente, están en marcha aunque sobre ellas pesa una nueva solicitud de paralización, presentada por los ecologistas, que aún no se ha resuelto.

La manifestación celebrada ayer fue convocada por la recién creada plataforma por la defensa del vial Cabanes-Oropesa que, según dijo el alcalde de Cabanes, Artemio Siurana, cuenta con el apoyo de 25 ayuntamientos de la provincia. Los datos de participación, ofrecidos por la organización, bailaron entre los 700 cifrados por Ricardo Herrasti, miembro de la junta de la plataforma, hasta los 1.500 calculados por el presidente del colectivo, José Miguel Reula. En cualquier caso, el propio Siurana admitió que "si hubiera habido más gente hubiera sido mejor, aunque estaban sus representantes", según dijo, en alusión a los alcaldes de Oropesa, Vall d'Alba, Vilanova, Benlloch y Vilafamés. Además, también se encontraba el concejal de Benicàssim, Manuel Gual. Tanto éste como los alcaldes de Vall d'Alba, Vilafamés y el de Cabanes, son, además, diputados provinciales. Precisamente el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, ha sido el principal impulsor de este vial.

Herrasti, en la lectura del manifiesto que dio fin a la manifestación, resaltó la "importancia que tiene esta vía de comunicación para Cabanes, Oropesa y para toda la comarca y la gran influencia que tendrá en el desarrollo comercial, turístico e industrial", ya que ha de unir el interior con la costa.

El principal escollo para la ejecución de la carretera es la diferencia de criterio entre la Consejería de Infraestructura, que la ejecuta, y los grupos ecologistas y vecinos del paraje natural del Desert de Les Palmes, que ya crearon la plataforma Salvem el Desert hace un año, que se oponen al trazado actual y que apuestan por una alternativa más al norte.

Ni los concejales socialistas ni el de EU de Cabanes acudieron a la marcha. El edil de EU, Carles Mulet, acusó a los convocantes de responder a una "campaña promovida por el PP" y a los populares de no buscar soluciones "ni acuerdos plenarios, sólo la adhesión de municipios del PP". Según Mulet, el alcalde de Cabanes logró la adhesión de ayuntamientos afines y no ha informado a otros municipios.

Los manifestantes, ayer, exigieron la ejecución del vial "sin retraso y con el máximo respeto por el medio ambiente del entorno del trazado", pero mostraron su "preferencia" por la alternativa sur. Según dijeron, otra opción supondría un retraso, aunque la mayor parte de la infraestructura ya ejecutada es común para ambas alternativas.

El presidente de la plataforma en defensa de la carretera manifestó ayer su confianza en las consecuencias de la protesta tras la que, según dijo, "esperamos que los jueces tomen alguna medida"".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de diciembre de 2004