Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

¿Campos de golf?

Desde la perspectiva urbana, un campo de golf es algo apetecible, idílico. Además, contribuye al desarrollo de la zona circundante y por ley todo el agua que gasta debe provenir de depuradoras. Así que, ¿qué problema hay? Que lo inventaron unos señores en un sitio donde llovía mucho y no en un clima semiárido, que sólo en el País Valenciano ya hay más especies vegetales que en todo el Reino Unido, con un alto grado de endemismos, que el agua que usamos para regarlos, mejor depurada, podría usarse para regar nuestros campos ahora que supuestamente nos hace falta, y que el golf en realidad no va de palitos, sino de patadas, para poder dar "pelotazos". La realidad de los anuncios vista a través de un séptimo piso no vale. Paseen por una montaña llena de tomillo, romero y enebro o por un humedal de postal y después decidan. Ah! Y que no se les olvide que esos pisos no son para ustedes, están reservados para mejores familias que no comprarán nada en el bar del pueblo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de diciembre de 2004