Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas se manifiestan para que la psicología sea una profesión sanitaria

Los estudiantes han realizado encierros en facultades para pedir un cambio legislativo

Miles de psicólogos y estudiantes de Psicología se movilizaron ayer en una veintena de ciudades para reivindicar que su profesión se incluya en el catálogo de profesiones sanitarias. Los manifestantes, convocados por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid con el apoyo del Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos de España y organizaciones de estudiantes, denuncian que la ley de profesiones sanitarias de 2003 les impide "diagnosticar, valorar y poner tratamiento". Los convocantes relacionan con esta norma "el cierre de algunas consultas privadas y la prohibición de realizar dictámenes en escuelas". Estudiantes de una decena de facultades de Psicología iniciaron encierros en apoyo a las reivindicaciones.

La movilización de ayer se ha convocado después de que las distintas actuaciones de estos colectivos ante el Ministerio de Sanidad -tanto en la pasada legislatura, cuando era ministra la popular Ana Pastor, como ahora con la socialista Elena Salgado- no sirvieran para solucionar los impedimentos para que "poder hacer normalmente el trabajo: evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos", según fuentes del Colegio de psicólogos madrileño.

Entre las actuaciones realizadas figuran asambleas, recogidas de firmas y manifestaciones ante la sede del PSOE en Madrid (entre 300 y 2.000 personas), País Vasco (una treintena), Valencia (200) y encierros en Almería, Asturias, Girona, Granada, Baleares, Madrid y Málaga, entre otras ciudades.

La movilización ante las sedes del PSOE se debe a que durante la campaña electoral, la anterior secretaria de Políticas Sociales, Consuelo Rumí, prometió la modificación de la LOPS para dar cabida a las reivindicaciones de los psicólogos. por eso en las pancartas de los manifestantes de Madrid había lemas como ¡El PSOE prometió, Zapatero se olvidó!, ¡Más Psicología, menos talante! y ¡Este Gobierno es un mentiroso!.

En España hay unos 50.000 estudiantes de psicología y 50.000 profesionales. El origen de sus protestas está en la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias (LOPS), aprobada en la pasada legislatura. Esta norma establece un catálogo de profesiones consideradas "sanitarias", que deja fuera a los psicólogos, menos a los especialistas en Psicología Clínica.

"Con esta ley un psicólogo que no haya hecho el PIR [un periodo de especialización que dura unos dos años y al que se accede después de superar unas pruebas de acceso] no puede abrir una consulta", afirma Enrique Martín, del Colegio de Psicólogos de Madrid.

Frente al grupo que quiere que la Psicología se considere sanitaria, hay colegas que opinan que esta clasificación debe restringirse a la especialidad de Psicología Clínica. Es lo que defiende la presidenta de la Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología, Amparo Belloch.

Diagnósticos laborales

Belloch es una de las voces críticas con las manifestaciones. "Es falso que con la ley de profesiones sanitarias los psicólogos que no hayan hecho la especialidad de clínica no van a poder trabajar. No podrán hacer un diagnóstico clínico, pero sí uno laboral [en un departamento de recursos humanos] escolar [en un colegio], en un centro que da certificados para carné de conducir o en una consulta sin atender casos patológicos. Quizá todo el malestar se deba a un malentendido sobre los límites de la LOPS", afirma.

La presidenta de la Comisión Nacional de Psicología Clínica, Begoña Olavarria, está de acuerdo con Belloch en que "la ley no dice que no se puede ejercer sin la especialidad". "El Colegio [de Madrid] ya fue al Defensor del Pueblo para que se cambiara la ley, y éste no les dio la razón", recuerdan ambas.

En lo que todos coinciden es en que hay que habilitar un sistema para facilitar la especialización. El actual sistema llamado de Psicólogo Interno Residente (PIR) a semejanza de los Médicos Internos Residentes (MIR) sólo ha convocado 74 plazas el año pasado. "Es una cifra muy restringida. Para que crezca hace falta que aumente el número de especialistas que puedan asumir la formación de los nuevos, y que las comunidades autónomas apuesten por ello. Deben pagar por las plazas, porque los PIR cobran", explica Belloch.

Fuentes del Ministerio de Sanidad manifestaron ayer que estaban dispuestos a facilitar el acceso al PIR y a que quienes llevan años ejerciendo como psicólogos clínicos sin el título "tengan una acceso más rápido" a la especialidad [como se hizo con los Mestos, médicos que trabajaban como especialistas antes de que se regularan las especialidades] para que puedan reabrir su centros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 2004