SOLIDARIDAD

Los organizadores de El Rastrillo esperan la visita de 70.000 personas

El pabellón de La Pipa de la Casa de Campo volverá a ser la sede de la solidaridad y acogerá una nueva edición de El Rastrillo de Nuevo Futuro. Entre el 18 y el 28 de noviembre, los organizadores pretenden recaudar 1.142.000 euros para apoyar proyectos en favor de la infancia y de las mujeres necesitadas.

Según los organizadores, 70.000 personas pasarán en estos 11 días -este año se van a montar en sólo tres días los 80 puestos para ampliar así las jornadas de venta- por el pabellón de La Pipa, gracias a la colaboración del recinto ferial de la Casa de Campo. Allí tendrán la posibilidad, por primera vez, de hacerse con artículos para restaurar en el puesto Tal cual, donde se venderán objetos y elementos que han sido donados.

En el acto de presentación de El Rastrillo, la presidenta de honor de Nuevo Futuro, doña Pilar de Borbón, destacó la importancia de los proyectos de esta organización, que son "un método efectivo para que los niños estén bien cuidados, en un ambiente familiar, donde tengan una vida lo más parecida a una familia".

La consejera de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Beatriz Elorriaga, destacó que la celebración de la 36ª edición de El Rastrillo "pondrá de manifiesto una vez más el compromiso de los vecinos de la Comunidad de Madrid por el bienestar y la calidad de vida de los más pequeños", así como elogió el esfuerzo de los voluntarios, que, sin ánimo de lucro, "trabajan en la búsqueda de la esperanza y de nuevos alicientes para los jóvenes y niños".

Buena parte de la labor que se realiza desde Nuevo Futuro depende de los ingresos que se obtienen en El Rastrillo, además de las aportaciones de la Comunidad de Madrid, de otras administraciones y las donaciones de empresas y particulares. "Un 33% de los ingresos proviene de El Rastrillo", aseguraron desde Nuevo Futuro, "de ahí la importancia de que las personas acudan y colaboren".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS