Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Iparraguirre

El 21 de junio de 1993, en la calle de Joaquín Costa de Madrid, Soledad Iparraguirre y Javier Arizcuren Ruiz, todavía no me explico por qué absurdos motivos, decidieron dejar a mi madre sin marido, a mi abuela sin hijo, a mis tíos sin hermano y a mi y mi hermana sin padre. Llevo todo el día buscando

y rebuscando entre todas las cartas que llegaron para nosotros esas fatídicas fechas y "no logro" encontrar la moción de apoyo a mi familia del Ayuntamiento de Escoriatza.

Me ha costado mucho tiempo el poder hacerlo con una sonrisa y no con mis ojos bañados en lágrimas, pero yo, cuando miro al cielo, veo a mi padre con orgullo, cosa que el hijo de uno de sus asesinos nunca podrá hacer. A partir de ahora, los vástagos de los ediles de semejante Ayuntamiento tampoco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 2004