Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:CIRCUITO CIENTÍFICO

Cita con la inteligencia artificial

2001 Una Odisea Espacial, AI y Yo, Robot son películas de ciencia ficción que tienen a la Inteligencia Artificial (IA) como común denominador. Efectivamente, los ordenadores y robots humanoides protagonistas de estas películas exhiben una inteligencia igual o superior a la humana. La ciencia ficción en ocasiones constituye una fuente de inspiración para los científicos y, en mi opinión, 2001 Una Odisea Espacial ha marcado la agenda de la investigación en IA durante la mayor parte de sus escasos 50 años de existencia. A pesar de ser una ciencia tan joven, en IA ya se han alcanzado resultados espectaculares tanto desde el punto de vista de sus fundamentos teóricos como en multitud de aplicaciones.

Es cierto que no hemos conseguido el ambicioso objetivo de construir máquinas con inteligencia artificial de propósito general, pero no debemos olvidar que áreas como la Biología, la Física o la Química, con muchísimos más años de existencia, tampoco han dado respuesta a los grandes objetivos que pretenden resolver, como por ejemplo el origen de la vida, el origen del universo o la estructura íntima de la materia, y no por ello se considera que hayan fracasado sino todo lo contrario, ya que están consiguiendo dar respuesta a multitud de problemas que se encuentran a lo largo del camino.

En ciencia, para estar al día de los resultados más recientes y significativos y para poder avanzar hacia sus más complejos objetivos, es imprescindible asistir y participar en los congresos más prestigiosos que periódicamente se celebran en cada área del saber. Una parte muy significativa de los resultados más recientes en IA, obtenidos por investigadores de todo el mundo, se presentaron a finales de agosto en Valencia durante la 16ª Conferencia Europea de Inteligencia Artificial (ECAI) organizada por el departamento de Sistemas Informáticos y Computación de la Universidad Politécnica de Valencia con el apoyo de las asociaciones española (AEPIA) y catalana (ACIA) de IA, del MEC y de la Generalitat Valenciana. Esta conferencia se celebra los años pares y, junto con la conferencia conjunta internacional en IA (IJCAI), que se celebra los años impares, son las dos internacionales de más prestigio en el tema.

En Valencia participaron más de 700 investigadores que presentaron unos 250 trabajos cubriendo todas las subáreas de la IA: agentes inteligentes, razonamiento automático, algoritmos genéticos, redes neuronales, ingeniería del conocimiento, representación del conocimiento, aprendizaje automático, procesamiento del lenguaje, robótica, visión, etcétera. Los trabajos no solamente trataban aspectos teóricos tales como los fundamentos lógico-matemáticos de la IA, sino también multitud de aplicaciones en campos tan diversos como Internet, genómica, educación, medio ambiente, comercio electrónico, multimedia, medicina, finanzas, juegos, traducción automática, e incluso música. La participación de investigadores del entorno académico de nuestro país fue numerosa y ello es sin duda un reflejo del excelente nivel de la investigación en IA en España.

Durante el último fin de semana de agosto también tuvo lugar en Barcelona la reunión anual de la junta directiva que gestiona y controla las citadas conferencias conjuntas internacionales en inteligencia artificial (IJCAI). La elección de Valencia y Barcelona para celebrar estos eventos tiene sin duda mucho que ver con el prestigio, no ya a nivel europeo sino también a escala mundial, de la comunidad investigadora en IA de nuestro país. Efectivamente, en base a parámetros objetivos tales como la producción científica, su impacto y la presencia de científicos en comités y órganos internacionales, podemos afirmar que estamos entre los cinco países líderes en IA en Europa y posiblemente entre los 10 primeros del mundo.

Desafortunadamente la participación de investigadores del entorno empresarial en el congreso de Valencia fue, salvo alguna honrosa excepción, prácticamente inexistente. Este hecho no hace sino corroborar el escaso interés de las empresas de nuestro país por la investigación (véase por ejemplo el informe Ciencia, tecnología y sociedad del Instituto Nacional de Estadística). Esperemos que esta situación mejore lo antes posible de manera que en el futuro el entorno empresarial no desaproveche las oportunidades que ofrece la celebración de congresos del más alto nivel en nuestro país.

Ramón López de Mántaras es profesor de Investigación del CSIC. Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de septiembre de 2004